El show sigue a pesar de los contratiempos

Todo se prepara para la gran noche del Oscar, dejando en el olvido el robo de las estatuillas y la pérdida de los formularios.



Los Angeles (EE.UU.), (EFE).- Bajo la filosofía de Hollywood de que "el espectáculo debe continuar", la entrega de los Oscar ultima sus preparativos para la 72 edición de estos premios dejando atrás los contratiempos, los robos y las tres estatuillas perdidas.

El cierre de las urnas completó este sentimiento de que la suerte está echada entre los candidatos que esperan, con los lógicos nervios, el momento en que se anuncie el nombre de los ganadores.

Ese momento no llegará mañana, pero en los alrededores del auditorio Shrine de Los Angeles se puede sentir ya la emoción del acto.

Este área, que durante todo el año carece de "glamour", está próxima a una de las principales autopistas de la ciudad, llena de comercios dedicados a la venta de coches y con los rascacielos del centro de Los Angeles de telón de fondo, donde se está viviendo esa cirugía estética que convertirá el auditorio en la sala donde todos querrían estar.

A este cambio contribuirán las estatuas gigantes que, reproduciendo al codiciado Oscar, flanquean la entrada del auditorio, de estilo morisco, o las toneladas de flores que fueron encargadas desde enero para vestir la zona con un ambiente primaveral.

La alfombra roja por la que pasearán candidatos e invitados aún no está desplegada a la espera del último minuto. Sin embargo, su recorrido ya está trazado gracias a las gradas instaladas para los periodistas y varios cientos de aficionados que desean ver de cerca a sus actores preferidos.

La proximidad de la celebración trajo malas noticias para estos seguidores que acampan desde el domingo pasado a la intemperie en espera de conseguir el mejor sitio.

La policía de Los Angeles les hizo desmontar su pequeño campamento, que incluía tiendas de campaña, bolsas de dormir o sofás inflables, ante la prohibición de acampar en zona urbana.

Para evitar disturbios y contentar al corazón de esta fiesta, la Academia entregó vales que confirman el lugar de los "fans" en estas gradas que quedarán abiertas al público.

En su ausencia continuará la entrada y salida del auditorio, no sólo de los trabajadores que están ultimando los decorados sino de un peregrinar de estrellas que, vestidas con jeans y anteojos de sol, están ensayando su paso por ese escenario como presentadores.

Entre ellas están los españoles Antonio Banderas y Penélope Cruz, además de otros actores tan conocidos como Uma Thurman, Mel Gibson, Roberto Benigni, Clint Eastwood, Arnold Schwarzenegger, Judi Dench, Tommy Lee Jones, Steven Spielberg o Jane Fonda, entre otros.

El suyo es uno de los rostros más esperados de la ceremonia dada su ausencia del mundo del cine desde que se casó con el magnate de los medios de comunicación Ted Turner, del que ahora está separada.

De momento se desconoce cuándo saldrán al escenario o los premios que entregarán, coordinados por el maestro de ceremonias, que por séptima vez en la historia del Oscar será Billy Crystal.

El recuento de los votos de los 5.607 miembros activos de la Academia ofrecerá una respuesta a esta pregunta, pero el misterio se mantendrá hasta mañana.

Lo que parece olvidado son los problemas de esta edición, que vivió la desaparición de más de 4.000 de los formularios enviados, el robo de 55 estatuillas, la recuperación de 52 de ellas entre la basura y los intentos de diferentes publicaciones de dar a conocer antes de tiempo los resultados de estos premios.

"Hace tres semanas decíamos que todo iba sobre ruedas -confesó el director de la ceremonia Bruce Davis-. Es cierto que está siendo la edición más extraña pero el espectáculo será maravilloso".

"Belleza americana" es la favorita

NUEVA YORK, (Reuters).- A pesar de las objeciones de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, el diario "Wall Street Journal" publicó ayer los resultados de su encuesta entre los miembros, que opinaron que "Belleza americana" ganará el Oscar a la mejor película.

El periódico dijo que su encuesta no científica consultó a más de 6 por ciento de los 5.000 miembros de la academia con derecho a voto y concluyó que la competencia más estrecha será entre Denzel Washington y Kevin Spacey por el galardón al mejor actor.

El británico Sam Mendes es el favorito para ganar el Oscar al mejor director por "Belleza americana" y aunque muchos de los consultados dijeron que esperan que Annette Bening sea elegida la mejor actriz, una buena cantidad de ellos se inclinaron por Hilary Swank.


Comentarios


El show sigue a pesar de los contratiempos