El silencio abruma en la desierta Caviahue

Sólo un vulcanólogo, el director de Defensa Civil y policías custodian la villa



CAVIAHUE (AZ).- Esta villa turística quedó desierta. El silencio generalizado sólo se quiebra con los ladridos de un grupo de perros que juegan despreocupados sobre la nieve que cayó en las últimas horas. Una misión de vecinos en sus camionetas, liderados por la policía, llegó en la tarde de ayer para comprobar que todo estaba bien y dar de comer a las mascotas que no pudieron llevarse. En la comuna apenas quedaba el vulcanólogo Alberto Caselli, como un solitario testigo de los movimientos que registra el volcán. Junto a él, el director de Defensa Civil, Adrián Arias y un puñado de policías son los custodios de un pueblo vacío. O casi. Uno de los que se resiste a dejar el lugar es Javier Álvarez, quien tiene a su cuidado 31 perros entrenados para tirar trineos. “Me quedo con ellos para atenderlos. Si pasa algo puedo salir en cualquier momento”, contó bajo una copiosa nevada a los medios de prensa que recorrieron la localidad. Desde la tarde del lunes el acceso a Caviahue se tornó casi imposible. A la salida de Loncopué un retén policial detiene a quienes intentan visitar la zona. Sólo se permite el paso con autorización del Comité de Emergencia, sean vecinos o periodistas. Para colmo, la nevada que cayó en las últimas horas hizo que el tránsito vehicular se tornara muy complejo, más allá de los esfuerzos del personal de la Dirección Provincial de Vialidad que con maquinarias trabajó toda la jornada de manera intensa. “Les pido paciencia y templanza para afrontar esta situación. Estas misiones custodiadas se irán repitiendo en los próximos días para permitir que ustedes puedan comprobar con sus propios ojos que sus casas están bien”, sostuvo el gobernador Jorge Sapag, en el mensaje que ayer les envió a los evacuados en el gimnasio municipal de Loncopué. El gobernador también visitó la villa para acompañar a quienes se quedaron con el objetivo de monitorear de cerca el comportamiento del Copahue. Sapag llegó en helicóptero desde Loncopué y regresó a esa localidad por vía terrestre.


Comentarios


El silencio abruma en la desierta Caviahue