El sistema contable neuquino está al borde del colapso informático

La empresa Itron-Siemens no logra acertar con el programa de contabilidad. El resto funciona aceptablemente. Se prorrogó dos veces el contrato con IBM, pero esa empresa no seguirá más allá del próximo 15. En estas condiciones, puede colapsar el registro de datos de la provincia.



NEUQUEN .- El sistema contable de la provincia está al borde de un ataque de nervios. Un mes y medio después de licitada y adjudicada la transformación informática, a 29 días del síndrome Y2K pero con los equipos de Itron-Siemens instalados, la contabilidad del Estado neuquino depende todavía del viejo sistema que provee IBM, una empresa cuyo contrato tiene dos prórrogas y una fecha fija de retiro: el 15 de diciembre.

La comisión de seguimiento del tema, constituida por funcionarios de la secretaría General y de Informática y Hacienda de la gobernación, responsabilizó a la concesionaria por el atraso, ya que cada mes extra de servicios de IBM cuesta 340 mil pesos. En consecuencia, la provincia le retuvo a Itron-Siemens el pago de la sexta cuota de 971 mil pesos que de acuerdo con el contrato debe pagar hasta completar el 25 por ciento de los 24,9 millones de pesos que demandará la inversión total.

El contrato original con IBM vencía el 31 de octubre, y el primer día del mes pasado debía comenzar a funcionar el “sistema abierto” de Itron-Siemens. El anuncio se hizo hace un mes en el Salón de Acuerdos de la Gobernación, pero las pruebas posteriores determinaron que “de los siete sistemas troncales de la provincia”, el de contabilidad -Sicopro- no funciona todavía y, de no hacerlo, “podría colapsar” a mitad de mes. Ayer había finalizado con éxito la liquidación de sueldos y funcionaban “sin problemas” el registro de personal, la facturación del EPAS, y los otros sistemas, pero el Estado “no puede estar un solo día” sin el registro contable, afirmó un vocero de Contaduría General.

Según fuentes de la dirección de Informática, DPIN -su titular Aldo Pesce habría renunciado, aunque su dimisión no está aceptada y pidió una licencia por enfermedad-, la solución sería “poner el actual sistema de IBM en una plataforma con un entorno similar al de Windows” y mantener el Sicopro si falla la prueba de Itron-Siemens.

Por cuerdas separadas, desde la conducción ministerial se confirmó la probabilidad de colapso del sistema de registro contable. La explicación técnica consiste en que se convierte un sistema textual en uno gráfico, y la relación del usuario con el sistema “es distinta”.

A pocos días de instalado el equipamiento de Itron -el 18 de noviembre- en el seno de la comisión de seguimiento, que también integran representantes de la empresa, los asistentes por la Contaduría General de la provincia -Jorge Bonaiuto, Esther Ruiz y Ana Braicovich- se pusieron en abogados del diablo y plantearon las dificultades de adecuación del sistema y su escepticismo respecto al funcionamiento tras las pruebas que se harán el lunes.

Esas pruebas -para dar verosimilitud del funcionamiento del sistema- se harán en el contexto de la “fase 2 del plan de contingencia” que garantice la operatividad.

La comisión responsabilizó a la empresa -Itron- por el incumplimiento en la entrega del sistema contable y le solicitó asumir los costos derivados de la instrumentación de esa fase.

De esa reunión participaron también Luis Sapag, presidente de la comisión de Informática; el secretario general de la Gobernación, Oscar Closs; y Pesce, Daniel Rosa y Daniel Fernández, de la dirección de informática, con los técnicos de Itron. Tras el encuentro, se informaron a Closs las observaciones detectadas en cuanto a los equipos -hardware- y programas -software-. En cuanto al de contabilidad, trascendió que la contratista de Itron -una empresa mendocina-, adaptó un programa que aplica en un municipio de esa provincia y que, según contaduría general, el flujo de trabajo que demanda el sistema neuquino le produce una “sobre exigencia” no prevista.

Desde la DPIN se relativizó la crítica de contaduría porque “es usuario y a la vez contralor” del sistema y de la concesión. Sin embargo, a fines de noviembre, en una nueva reunión de pruebas de diversos aspectos del sistema, la gente de contaduría pidió un acta ante escribano público.

En esa ocasión las pruebas “en trabajos parciales” tuvieron resultado positivo, pero en conjunto “todavía no funciona”. En ese sector se consideran “arrinconados” porque “IBM anunció que no se quedará un solo día más” después del 15 de este mes.


Comentarios


El sistema contable neuquino está al borde del colapso informático