El software creció entre un 15% y 20% anual desde el 2003 en la Argentina

Por la generación de valor agregado y la reducción de la brecha fiscal



#

La industria del software y servicios informáticos (SSI) de la Argentina creció entre un 15% y 20% anual desde el 2003. Con más de 4.000 empresas (98% de ellas de capitales nacionales), el año pasado ocupó a 78.000 trabajadores y facturó 3.700 millones de dólares, con exportaciones que representaron 875 millones, o sea un incremento del 17% en relación con el 2012, de acuerdo con la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (Cessi). Además, la Argentina se ubicó entre los principales exportadores de servicios audiovisuales, por detrás de la Unión Europea y Canadá. En el mundo, la mayor participación en las ventas al exterior fue de la Unión Europea, con más del 60%, seguida por la India, 21,9%, y Estados Unidos, 5,1%. En tanto, la Argentina, Malasia y Rusia captaron 0,9% cada una, pese a que sus incrementos resultaron los más altos.

Las empresas de SSI están concentradas en la ciudad de Buenos Aires y en menor proporción, por ahora, en polos, “clústers” (agrupamientos) y entidades regionales, como ser el conurbano bonaerense, Rosario, Córdoba, Mendoza, Tandil, Mar del Plata, Bahía Blanca, San Luis, noreste (NEA) y noroeste (NOA).

Desde Infotech Patagonia, asociación de empresas y organizaciones dedicadas al desarrollo del software en Neuquén, en su momento solicitaron al gobierno provincial que impulsara un plan específico a través del Consejo de Planificación y Acción Social para el Desarrollo de Neuquén (Copade) y el Centro de la Pequeña y Mediana Empresa-Agencia de Desarrollo Económico de Neuquén (Centro Pyme Adeneu). La idea, en el 2012, fue crear un polo infotecnológico y uno de los lugares posibles fue Villa La Angostura. Una de las firmas locales fue Inenco, que encaró parte de los sistemas troncales de la provincia y otros para el Ente Provincial de Energía de Neuquén (EPEN) y el Ente Provincial Regulador de la Electricidad de Río Negro (EPRE). Otras firmas fueron: Eximo, dedicada a la industria petrolera; IT Sur, que generaba productos orientados al segmento de las tarjetas de crédito y el comercio minorista, e YPF, que demandó IT, sobre todo desde que comenzó la estatización del 51% de la tenencia accionaria de Repsol.

La Legislatura de Río Negro sancionó la ley de creación de la Comisión Parque Productivo Tecnológico Industrial de San Carlos de Bariloche, compuesto por autoridades provinciales y municipales y representantes de empresas estatales del sector, el comercio y la actividad académica de la ciudad. Río Negro adhirió al Régimen de Promoción de la Industria del Software, con beneficios fiscales por 10 años. Un estudio de la Universidad de la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino (Fasta) indicó, en el 2006, que el sector de ciencia y técnica ocupaba el segundo lugar de importancia económica en esa ciudad, por la inserción de las empresas Invap, Altec, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y pequeñas firmas de base tecnológica. En junio del 2012, mediante un proyecto de ley se propuso crear un Régimen de Promoción de la Industria del Software en Río Negro.

Durante la última década, la Cessi impulsó un aumento y posicionamiento de la tecnología de la información (TI) y procuró la generación de valor agregado y la reducción de la brecha digital, con programas como “Conectar igualdad”, “Argentina conectada” y “Mi PC”. Además, se logró una articulación del sector con el Estado y otras actividades del país y del exterior y mejoró la calidad y la cantidad de recursos humanos profesionales para atender la demanda de programadores, analistas y consultores TI. Para ello se asignaron mayores presupuestos a universidades, centros de estudios, colegios y áreas estatales, así como las decisiones vinculadas con las inclusiones social, digital y laboral. El gobierno lanzó, por otra parte, el programa “10.000 ingenieros para el 2016” y herramientas para financiar a las empresas, como el Fideicomiso Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (Fondear), constituido por fabricantes de productos electrónicos de Tierra del Fuego con el objetivo de captar fondos para desarrollar proyectos productivos, que pusieron el foco en la sustitución de importaciones y en el incremento de las ventas externas, empresas que también decidieron crear un centro de investigación y desarrollo tecnológico, en el que tendrá un papel fundamental la industria del software. El Ministerio de Educación de la Nación alentó, a su vez, la creación de tecnicaturas informáticas de dos años de duración y otorga becas a quienes las cursan.

Para este 2014 se estimó una evolución promedio similar a la que hubo desde el 2003 hasta 2013 y la elevación de los valores de las ofertas de SSI, mediante la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+I); mayores niveles de calidad y de competitividad de las firmas y el posicionamiento comercial de la marca país. La Cessi lanzó, hace poco más de un año, la Red ArgenTIna IT para impulsar negocios de empresas locales en los principales mercados del mundo. Este año las exportaciones aumentarían 16% interanual, por las operaciones orientadas a Estados Unidos, Brasil, Chile, México y España,

La ley 25856 definió como industria la producción de software y la 25922 la promocionó. Ambas la consideraron como una de las áreas económicas más dinámicas del país y con mayor proyección.

La 25922, reglamentada en noviembre del 2004, creó incentivos fiscales para las empresas donde más del 50% de sus actividades estuvieran integradas en la industria. Asimismo, tales compañías deben cumplir con certificaciones de calidad y proporciones de sus facturaciones: el 3% de la de I+D y/o 8% de las exportaciones.

En el 2011 se introdujeron mejoras al promulgarse la ley 26692 que, hasta el 31 de diciembre de 2019, extendió los beneficios a las firmas que demostraran inversiones en I+D. Otros cambios otorgaron más oportunidades a los exportadores y a las incorporaciones de pequeñas y medianas empresas (pymes). Los exportadores pudieron cancelar impuestos con los bonos fiscales recibidos por el equivalente al 70% de las contribuciones sociales efectuadas.

Las firmas que no se presentaron, no pudieron acceder a los beneficios hasta que la ley se reglamentara; tampoco estuvieron en condiciones de hacerlo las comprendidas en el régimen y que quisieron aprovechar las mejoras.

La Secretaría de Industria de la Nación completó la reglamentación mediante la resolución 5/2014 y desde el 19 de febrero pasado abrió un registro para que las empresas que desearan obtener los beneficios pudieran solicitarlos.

Una reseña del sector permite comprobar que se distingue por: un marco legal que incentiva la innovación y la capacidad creativa; infraestructura de telecomunicaciones e informática; recuperación del mercado interno; costos y precios competitivos; inserción en el exterior y, por lo tanto, aumento en las exportaciones; trabajo mancomunado entre el gobierno y los sectores académico y empresario; recursos humanos calificados; excelencia académica; manejo del idioma inglés, y empatía.

La Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (Mincyt), financia a estudiantes y pequeños empresarios del sector TIC y los servicios informáticos. Son instrumentos del Fondo Fiduciario de Promoción de la Industria del Software (Fonsoft) 2014, tales como becas a jóvenes profesionales TIC; subsidios a emprendedores para desarrollos de nuevos procesos de software, productos, servicios, sistemas o soluciones en tecnología o telecomunicaciones, que pudieran generar nuevas empresas, y beneficios para personas jurídicas legalmente inscriptas y autónomos, que no superaran los 24 meses de antigüedad, que se orientaran a certificaciones de calidad o desarrollos similares a los de los emprendedores.

El “Plan estratégico industrial 2020”, preparado en 2010 por el Ministerio de Industria de la Nación en conjunto con el sector, trazó como metas: duplicar los puestos de trabajo; triplicar la facturación, y cuadruplicar las exportaciones. Requiere del sector y de las empresas que lo integran con potencial asociativo en su cadena de valor, diferentes esquemas que las nuevas tecnologías exigen. Hacia el 2020 se aguarda colocar productos por 7.330 millones de dólares, exportar por 2.960 millones y ocupar a más de 134.000 personas.

Miguel Angel Fuks

miguelangelfuks@yahoo.com.ar

Miguel Angel Fuks

miguelangelfuks@yahoo.com.ar


Comentarios


El software creció entre un 15% y 20% anual desde el 2003 en la Argentina