"El sueldo hay que saber ganárselo"



#

Eusebia y sus hijas no le temen al frío para cumplir su tarea.

SIERRA GRANDE (ASG).- En la década del 90, cuando la desesperanza era parte de la vida de este lugar por la falta de empleo, la resistencia tuvo cara de mujer. Su rol fue fundamental en el sostén de las familias. Fueron el consuelo, la fortaleza de la crianza de los hijos y en muchos

casos la viga de las familias. Algunos las llamaron "de hierro" por la semejanza con el mineral que se extrae en este suelo patagónico.

La economía del lugar se asentó y quedaron las mujeres que no dejaron las tareas duras y que todos los días se levantan temprano, toman unos mates y salen a lavarle la cara a la ciudad.

Eusebia Rojas y sus hijas Claudia y Leticia De Vicenzi desde hace años se dedican a esa actividad. "Tenemos que ir donde nos mandan, los días de frío se hace difícil" dice la mayor de ellas.

Cada día recorren el pueblo y desmalezan, limpian y pintan de blanco cordones cunetas.

Aseguran que lo que hacen es lo que les gusta, que es un buen trabajo y les gusta "porque de última el sueldo hay que saber ganárselo".

Eusebia y sus hijas ya conformaron un grupo de trabajo y se jactan de eso, cobran 300 pesos de una beca municipal que les alcanza para ayudar en la casa y dar sustento a sus hijos.


Comentarios


"El sueldo hay que saber ganárselo"