El sueño de los lugareños es tener luz las 24 horas

Pilquiniyeu del Limay está ubicada a unos 220 kilómetros de Jacobacci y casi a la misma distancia de San Carlos de Bariloche. Es habitada por doce familias que viven en pintorescas casas de material de primera calidad construidas hace poco menos de veinte años. Un número similar viven dispersas en la zona. Además de la escuela, el lugar tiene una capilla, comisión de fomento y una delegación del Registro Civil. A principios de los 90 esta comunidad, integrada en su mayoría por descendientes de los pueblos originarios, fue relocalizada para la construcción de una represa hidroeléctrica. Pero, paradójicamente no cuenta con luz durante las 24 horas. “Dejamos mucho en el lugar donde vivíamos anteriormente. Nuestra tierra y nuestra historia, porque hasta restos de nuestros antepasados dejamos en un cementerio que quedó bajo el agua. Perdimos mucho y se nos pasó por alto gestionar la luz. Ahora la necesitamos”, señala Rosendo Montesino. El hombre nació, se crió y fundó una familia en la zona que quedó bajo el agua cuando en 1992 se inauguró la represa Alicurá. Trabajó en la construcción de las viviendas y el nuevo edificio de la escuela hogar 120, donde trabaja como portero. Como todos los pobladores del lugar, su mayor anhelo es poder contar con luz eléctrica durante las 24 horas. “Tenemos un generador que nos permite tener luz cuatro horas al día. Pero a veces la situación se complica porque tiene problemas mecánicos y también hay que hacer malabares con el combustible por el tema del traslado y las leyes. Se nos hace muy difícil. Por eso queremos tener luz, porque es una necesidad para poder desarrollarnos” dice el director de la escuela, Mario Vedia. A lo largo de los años, han presentado notas, sin tener respuestas. Señalan que llegar con el tendido eléctrico desde la estancia Paso Limay, ubicada a unos 40 kilómetros, tiene un costo que ronda los 3.200.000 pesos. (JM)


Comentarios


El sueño de los lugareños es tener luz las 24 horas