El sueño se transformó en frustración

Gisela abandonó por lesión y otra vez se quedó en octavos de final. Hoy, Chela-Falla.



#

AP

Por tercera vez en un GS Dulko se queda con ganas de llegar a cuartos.

Gisela Dulko vivió durante algunos días un verdadero sueño en la arcilla de París, un sueño que ayer se transformó en pesadilla cuando debió dejar la cancha por una lesión. Es cierto que estaba abajo en el score, porque la francesa Marion Bartoli (11) se había quedado con el primer set (7-5), pero la tigrense ya ha dado claras evidencias de que lo suyo, además del buen tenis, es la garra. Claro, los músculos le dijeron basta (el isquiotibial izquierdo) y cuando ganaba 1-0 en el segundo parcial tomó decidió abandonar el segundo Grand Slam del año, justo en su mejor momentos y después de dar el batacazo ante la australiana Samatha Stosur (8). Gisela se retiró frustrada porque se quedó otra vez a las puertas de meterse en cuartos de final de un GS (tres veces fue derrotada en octavos: Roland Garros 2006 y 2011 y US Open 2007). “Sé que podía ganar, tenía posibilidades, sobre todo en esta superficie. Por eso da bronca. Sentí que tenía una roca en la pierna y era cada vez era peor. Decidí retirarme porque era en vano seguir jugando así”, confesó Gisela, quien de todas formas espera poder jugar hoy junto a la italiana Flavia Pennetta –son máximas favoritas– en el duelo de cuartos de final de dobles ante la india Sania Mirza y la rusa Elena Vesnina. Con la despedida de Gisela, sólo Juan Ignacio Chela mantiene viva la esperanza argentinos en singles. El Flaco atraviesa por un gran momento y hoy –a las 6 de nuestro país– buscará el pase a los cuartos de final cuando se mida con el colombiano Alejandro Falla. Si lo logra, habrá igualado su mejor performance en un Gran Slam (Roland Garros 2004).


Comentarios


El sueño se transformó en frustración