El superclásico también se juega en los micrófonos

En la previa de un nuevo Boca-River, los protagonistas tomaron la palabra.





A falta de incentivos deportivos, bien hacen las declaraciones de los protagonistas. O al menos así parecen entenderlo las figuras de Boca y River, que en la previa de un clásico sin mucho en juego, decidieron tomar la palabra y comenzaron a generar ansiedad en los hinchas.

Carlos Tevez fue uno de los que sorprendió con sus declaraciones, reconociendo que ante River no brilla con la misma intensidad que con el resto de los rivales. Sin embargo, el Apache atribuyó dicha característica a un tema bastante particular: “es uno de los partidos que todavía, con la experiencia que tengo, no puedo jugar como jugador. Me cuesta dejar el hincha”.

Carlitos agregó que “no he podido mostrar brillantez o sobresalir, porque quiero correr para todos lados, hacer cinco goles… y eso hace que uno se equivoque y no tome las mejores decisiones. Ojalá pueda cambiar el chip este domingo”.

En la vereda del frente, Andrés D’Alessandro fue quien tomó la palabra, sintetizando que necesitará la escuadra de Núñez para ganar el choque de mañana.

“Los clásicos son diferentes, no basta con jugar bien. Se gana con otras cosas, porque se juega con un plus. Y si no se puede jugar bien, hay que poner lo que se pone en cada River-Boca”, expresó el Cabezón. A su vez, analizó el estado del campo de juego, y afirmó que “hay que ser vivos, evitar las partes complicadas de la cancha porque es lo que hay”.

Con dos equipos con mayoría de titulares, los técnicos saben que se juegan una carta fuerte con el hincha en caso de ganar el superclásico. Al respecto, Guillermo Barros Schelotto salió a hablar y dejó entrever que Boca tendrá una ventaja con la localía.

“No pensamos nada respecto a la Copa, estamos con la mente puesta únicamente en River. Es un partido distinto, e intentaremos conseguir la victoria”, afirmó el Mellizo en conferencia.

Por su parte, Guillermo también hizo referencia a las ausencias del Cata Díaz y Pachi Carrizo, dos pilares del Xeneize que se perderán el clásico. “Charlamos con el médico y creímos que era conveniente cuidarlos, porque no estaban al 100%. Preferimos esperarlos un poco más”.

Con los protagonistas concentrados y ansiosos, el hincha cuenta las horas. Mañana, desde las 16:15, se terminará la espera y, en una Bombonera repleta, Boca y River volverán a verse las caras. Que sea con mucho fútbol.

Fútbol de afa


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El superclásico también se juega en los micrófonos