El temporal de lluvia paraliza oficios y deja obreros sin salarios

Jardineros y pintores llevan un mes sin poder hacer nada y recién podrán entrar en acción varios días después de que termine el temporal.



1
#

Obreros en un edificio en construcción en Roca, ayer. La lluvia sumó dificultades a la actividad, que ya venía golpeada.(Foto: césar izza )

2
#

Los obreros de la construcción y de otros oficios, como pintores y jardineros, cerraron ayer un mes crítico. Es que el temporal de lluvias no dio tregua en todo mayo y los 88 milímetros de agua caída en la región impactaron de lleno en el desarrollo de sus actividades.

“Hoy cierra la quincena de mayo y si han trabajado dos o tres días fue mucho, no van a tener nada para cobrar”, indicó Juan Carlos Garrido, integrante de la comisión directiva rionegrina de la Unión Obreros de la Construcción de la República Argentina.

Con los candados cerrados se encontraban ayer una importante cantidad de obras en construcción en distintos barrios de la ciudad, según se pudo observar en una recorrida. La situación no es ajena en la región, en donde gran parte de los trabajos permanecen paralizados porque la acumulación del agua y la humedad no generan las condiciones para llevar adelante las tareas, además de los inconvenientes que conlleva para la seguridad que todo esté mojado.

“Hace tres semanas largas que la gente no puede trabajar”, se lamentó Garrido, quien remarcó que el gremio se encuentra en comunicación con las empresas constructoras de la zona “para ver si podrían hacer un adelanto del aguinaldo para que los compañeros se puedan sostener”.

“Estamos limpiando, es lo que podemos hacer”, comentó Julio Espinosa, el encargado de una obra de dos plantas que se construye en la esquina de Neuquén y 9 de Julio. Allí trabajan 32 personas, muchos de los cuales ayer desafiaban a las gotas que no paraban de caer para poder cumplir con su jornada de trabajo. “

En la espera

“Trabajamos de acuerdo al tiempo, cuando se puede subimos, si no estamos un rato y nos tenemos que ir cada uno a su casa”, explicó. “Estamos esperando poder despuntalar la planta baja para que nos genere otras tareas para hacer bajo techo, como el contrapiso y así poder seguir”, agregó.

En el ingreso a la ciudad por calle Mendoza, otro grupo de obreros pegaba ladrillos bajo el agua. “Estamos haciendo departamentos y locales, estamos desde las 8 de la mañana por ocho horas. Tapamos la toma eléctrica con nailon y seguimos, cuando llovizna no pasa nada. Si llueve mucho nos vamos”, contó Alberto, quien lideraba las tareas de un grupo de seis personas.

También los obreros rurales sufren las consecuencias.

Planes paralizados y sin oferta laboral

La Uocra también aludió a la falta de oferta laboral para el sector. “En la provincia hay más desocupados que los que están trabajando, por los despidos, la inflación y sumado a que ingresamos a mitad de año y todavía no podemos iniciar con los planes de viviendas”, amplió Garrido desde la Uocra.

Según indicó, se registra “un 38 por ciento de desocupación entre los obreros de la construcción”.

El mayo más lluvioso

Oficios en crisis

“Hace un mes que no se puede hacer nada. Es complicado porque la pintura es el único ingreso que tenemos”, sostuvo resignado el pintor Ángel Alcántara. “Necesitamos unos 10 o 15 días para que se seque y se pueda empezar a trabajar”.

José Riquelme se dedica a la jardinería y su panorama tampoco es alentador. “Es mi única fuente de ingreso, pero necesito como una semana sin lluvia para que se seque el suelo para poder acceder a cumplir con los trabajos en la tierra”, explicó.

“Los que trabajan bajo techo van salvando el día. Hay que tener cuidado con los enchufes, porque la electricidad por lo general está afuera”. Juan Carlos Garrido, Uocra.

“Aumentan el gas, la luz, bajó el consumo y las obras están frenadas. Si a esto le sumas un mes lloviendo, estamos en el horno”. Ángel Alcántara, pintor.

Datos

88
milímetros llovieron en mayo en la región, triplicando la media para ese mes, que es de 28 milímetros. El récord era del 2000.
“Los que trabajan bajo techo van salvando el día. Hay que tener cuidado con los enchufes, porque la electricidad por lo general está afuera”. Juan Carlos Garrido, Uocra.
“Aumentan el gas, la luz, bajó el consumo y las obras están frenadas. Si a esto le sumas un mes lloviendo, estamos en el horno”. Ángel Alcántara, pintor.

Temas

Roca

Comentarios


El temporal de lluvia paraliza oficios y deja obreros sin salarios