El temporal dejó un ahogado, evacuados y destrozos a su paso

Era el hombre que buscaban en el río. En El Bolsón, familias aisladas.

El temporal que se abate sobre la cordillera tuvo consecuencias indeseables en las últimas horas: el hombre arrastrado por el río Ñirihuau el viernes fue hallado sin vida ayer, a unos tres kilómetros del lugar donde intentó vadear las crecidas aguas mientras arreaba una tropilla de caballos.

La incesante lluvia de las últimas jornadas, que superó los 150 milímetros, también provocó un sorprendente desborde en la laguna del Ventisquero Negro y el río Manso, en la base del cerro Tronador, que destrozó la infraestructura turística del lugar, regó de hielos Pampa Linda y dejó aislados a los pobladores que fueron rescatados con el helicóptero. (Ver recuadro)

En El Bolsón, si bien ayer la jornada presentó una leve mejoría, casi 50 familias que viven en la zona de El Manso Inferior continuaban aisladas y otras tantas familias de diversos barrios permanecían autoevacuadas.

La desaparición de Juan Bautista Luengo (30) movilizó un intenso operativo de rescate que comenzó la búsqueda con escasas expectativas de hallarlo con vida. El infortunado vecino del barrio Vivero subestimó la creciente del Ñirihuau y se internó en las aguas con su caballo cerca del puente Blanco, que estaba intransitable, pasadas las 15 del viernes y al poco tiempo fue arrastrado por la fuerte corriente.

Las tres mujeres que lo acompañaban intentaron socorrerlo, poniendo en riesgo sus propias vidas, y terminaron en el Hospital Zonal con principio de hipotermia. Durante el resto de la tarde, la policía de Dina Huapi rastreó la zona sin suerte. Ayer la brigada rural de la policía, efectivos de Dina Huapi, Parques, Prefectura y Defensa Civil, con la asistencia del helicóptero, desplegaron un operativo que concluyó con el hallazgo.

La cantidad de barro y piedras acumuladas por distintos aludes sobre la Ruta 40 Sur mantuvo interrumpida la circulación vehicular desde y hacia El Bolsón, que se restableció en forma precaria entre las 16 y las 19 con la habilitación provisoria de una mano para permitir el trabajo de las maquinas viales. La tregua que dio el temporal ayer permitió que el agua drene en forma natural y facilitó los trabajos en distintos puntos donde la lluvia hizo estragos. Ayer los esfuerzos se concentraron en la zona de Circuito Chico, para contener el desborde del arroyo López que invadió la calzada.

El director de Defensa Civil, Carlos Aristegui, informó que "los trabajos de encauzamiento obligaron a desviar el arroyo".

Desde Parques Nacionales se informó que, además de los destrozos registrados en Pampa Linda, se encuentra cortado el camino a Lago Roca, la ruta a 7 Lagos se encuentra intransitable por el desborde del río Pichi Traful y el camino a Traful está interrumpido por los desbordes del río Minero y la obstrucción del puente a Cuyín Manzano.

Finalmente a media tarde de ayer se autorizó el uso de media calzada del puente carretero sobre la Ruta Nacional 40 que une la comarca con Bariloche. Asimismo, Vialidad Nacional y la empresa concesionaria del mantenimiento del mismo trazado pudieron restablecer (aunque en condiciones mínimas) el tránsito a la altura de lago Guillelmo (donde se produjeron derrumbes) y en el arroyo Melgarejo, desbordado totalmente por la crecida. De esta manera, los camiones chilenos y micros de larga distancia procedentes del sur del país, pudieron continuar viaje.

Sin embargo, persisten las complicaciones para varias familias que continuaban aisladas. Es el caso de las casi 50 familias que viven en la zona de El Manso Inferior, donde ayer hubo que articular un operativo conjunto para derivar a un nene de un año y medio, con alta temperatura. Otra veintena de familias siguen incomunicadas al oeste del río Azul, ya que el curso hídrico triplicó su ancho. (AB y AEB)


Comentarios


El temporal dejó un ahogado, evacuados y destrozos a su paso