El tercer puente está cada día más cerca

A ocho años de iniciados, los trabajos cobraron ritmo intenso.



Es incesante el ir y venir de camiones de Neuquén a Cipolletti, donde están colocando el material que luego sostendrá el asfalto del acceso.

Laura Frank

CIPOLLETTI (AC).- A ocho años desde que se inició, la obra del tercer puente que unirá Cipolletti y Neuquén por el norte de ambas ciudades marcha a ritmo intenso. Por estos días hay un incesante paso de camiones que llevan material de la barda neuquina hacia el lado rionegrino con el que se está empezando a construir uno de los accesos. Tras concluir los trabajos de desmonte, la traza cipoleña ya está terminada. El ingreso será a través de una rotonda que se emplazará en la Ruta 151 y Circunvalación. El camino no será en línea recta, sino que habrá una curva hacia el noroeste para luego dirigirse hasta el puente. El puente es una enorme estructura de cemento de 2.600 metros que ya está concluida hace tiempo, y a la que sólo le falta la carpeta asfáltica. Las empresas contratistas, Luciano y CN Sapag, decidieron que ese sea el último trabajo, ya que quieren que esté reluciente cuando el puente sea inaugurado. En principio la fecha estimada es a finales del año que viene. Es que si lo colocan antes, sería deteriorado por el permanente paso de pesados camiones cargados con arena y piedras que van en busca de esos materiales de la barda neuquina y lo transportan hasta el otro lado, donde ya se está empezando a construir el camino de acceso. Incluso la apertura de la futura calle se puede apreciar con facilidad desde la Ruta 151. La salida neuquina dará a una chacra, y el camino girará enseguida hacia la derecha para empalmar el acceso al Cañadón de las Cabras. En la intersección de ese camino con la Ruta 7 también se hará una rotonda. El tercer puente sobre el río Neuquén tendría que haberse empezado a construir en 1997, cuando Caminos del Valle terminó las obras sobre la Ruta 22 e inició el cobro de peaje. Pero demoras relacionadas con falta de acuerdo sobre la localización de la obra beneficiaron a la empresa, que llegó a la debacle económica nacional de 2002 sin haber colocado ni una bolsa de cemento en la obra. Cuando no pudo dilatar más los tiempos, en noviembre de 2002 inició la obra (previa renegociación de las obligaciones de inversión). El acuerdo con Nación suponía que Caminos del Valle sólo invertiría en el puente propiamente dicho y que las obras de acceso correrían por cuenta de Nación. A cambio, se mantuvo sin cambios el precio del peaje. En 2005 Caminos del Valle obtuvo la modificación del contrato de concesión. Desde entonces, la calidad del mantenimiento de la infraestructura bajo su jurisdicción, se redujo hasta niveles muy bajos. La concesión vence el 30 de abril de 2013.


Comentarios


El tercer puente está cada día más cerca