El tiempo y la prudencia ayudaron a reducir los incendios forestales

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Las favorables condiciones climáticas y la inmediatez lograda en la aproximación y ataque a los focos que se produjeron desde el inicio de la temporada estival, pueden haber influido en la menor producción de incendios forestales y en su relativa importancia.

Una circunstancia que sirve para medir la importancia de los siniestros registrados es que nunca se consideró necesario el uso de aviones hidrantes o helicópteros para combatirlos.

El número de incendios desde el inicio de la temporada es igualmente alarmante, pero aún así, los 480 focos combatidos hasta el momento son inferiores en un 50 por ciento a los contabilizados en 2005 para la misma fecha.

Además, la superficie afectada en esos 480 siniestros es mínima comparada con uno solo de los grandes incendios que se produjeron en los últimos años en áreas cercanas a la ciudad.

Ayer por la mañana, por ejemplo, los combatientes extinguieron en poco tiempo un incendio de pastizales que se declaró en la estancia La Fragua, camino a Pilcaniyeu, pero apenas afectó una superficie de 10 metros por 50.

Las moderadas temperaturas de este verano y las precipitaciones pluviales que se registraron en las dos primeras semanas de enero, habrían contribuido a mitigar los riesgos de incendio, aunque los expertos aseguran que "todavía no hay que cantar victoria" y se mantienen alertas.

La tregua en el riesgo posibilita la atenta vigilia de los expertos y la realización de prácticas de formación. Ayer, justamente, el titular del SPLIF, Mariano Linch, se encontraba presente en la realización de ejercicios coordinados entre el personal a su cargo, de Parques Nacionales y de la provincia de Córdoba.

Para fines de enero del 2005, después del arduo trabajo efectuado por las brigadas terrestres y los medios aéreos, las autoridades del SPLIF consideraron contenido y neutralizado en sus flancos el incendio que afectó al cerro Carbón, y controlado en todo su perímetro el que se encaminaba hacia el valle del Challhuaco, aunque ambos estaban activos todavía.

La policía demoró a varias personas con relación al presunto inicio intencional de los incendios, pero los sospechosos fueron liberados poco después porque habrían podido explicar su presencia en el lugar de manera satisfactoria.

Los expertos no tienen dudas sobre el origen humano en la mayor parte de los incendios registrados en las áreas urbanas y suburbanas, pero reconocen que algunos pueden originarse de manera accidental, debido a la prolongada sequía, a la falta de humedad y a las altas temperaturas.


Comentarios


El tiempo y la prudencia ayudaron a reducir los incendios forestales