El TSJ volvió a despedir a 400 trabajadores estatales

Un fallo del nuevo TSJ puso en jaque la permanencia de 400 estatales en la planta. Habían sido designados en 1999, con Felipe Sapag en el gobierno. Luego fueron despedidos por Sobisch pero reintegrados e indemnizados por sucesivas órdenes judiciales, que ahora quedarían sin efecto. Esa decisión también afectaría a tres mil contratados. Apelarán a la Corte.



NEUQUEN (AN).- La estabilidad de unos 400 empleados públicos neuquinos está en riesgo. Se trata de un grupo de trabajadores que habían sido incorporados durante el gobierno de Felipe Sapag, despedidos por Jorge Sobisch y vueltos a incorporar por un fallo del anterior Tribunal Superior de Justicia. Ahora otro fallo, del nuevo Tribunal designado por Sobisch, los volvió a despedir.

Los abogados que defienden a los empleados apelarán a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El peregrinaje por los tribunales que comenzó en los primeros meses de 2000, cuando se produjeron los despidos, culminó en diciembre de 2003 cuando el TSJ conformado entonces por Arturo González Taboada, Marcelo Otharán, Alejandro Gavernet, Federico Gigena Basombrío y Oscar Massei votó de manera unánime por la reincorporación, cuatro años luego de los despidos.

El Estado debió pagar, a modo de indemnización, el 15% de los salarios que debían haber percibido en ese período cada uno de los empleados y tuvo que hacerse cargo de las costas del juicio. En febrero de 2004, un nuevo fallo del TSJ reintegró a otro lote de estatales.

Pero ahora, a poco más de un año de esas decisiones, el alto tribunal neuquino falló lo contrario, en relación con el caso de María Sauer. Raúl Dobrusín, secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado, ATE, dijo que se trata de un fallo “ab

surdo, injusto, ilegal” que demuestra que los vocales del tribunal “están violando el estatuto de los empleados públicos y la Constitución provincial”.

Para el dirigente, se trata de un avance que pulveriza la estabilidad del trabajador del Estado garantizada constitucionalmente y, además del despido, implica “la inestabilidad laboral de más de tres mil trabajadores”. En ese grupo figuran los contratados que llevan más de tres años de desempeño y cuya permanencia en planta ATE defiende desde hace tiempo sobre la base del estatuto que rige la actividad.

El apoderado del gremio, Juan Kairuz, reveló que el fallo es del miércoles 30 de marzo y que se refiere a dos casos, que son parte de los 400 trabajadores que Sobisch “echó en enero de 2000”, fundamentalmente de las áreas sociales. Recordó que seis meses después “todo estaba definido” y que a mediados de 2001 la mayoría quedó reincorporado tras una medida cautelar dispuesta por la Justicia.

En 2003 se emitieron las primeras sentencias favorables que declararon nulos los despidos “y exigieron que se les pagara en forma retroactiva”. Esto se confirmó en los primeros meses de 2004.

Unos 50 cobraron el retroactivo, dijo Kairuz, a razón de un promedio de tres a cuatro mil pesos cada uno. Pero “ahora, la mayoría automática del tribunal” se expidió contra los fallos que ratificaban la estabilidad de esos empleados y de los contratados con más de tres años de antigüedad.

Para el abogado, configura un precedente “gravísimo” pues comporta “un avance sobre el estatuto y permite que la provincia pueda revocar cualquier nombramiento”. De esta manera, el TSJ avala “el proyecto de Sobisch de reforma del Estado y del régimen de la administración pública provincial”.

Kairuz dijo que de las 200 causas iniciadas, 50 ya ganaron y percibieron los retroactivos y otro tanto está en lista de espera.

Nota asociada: La nulidad del ajuste

Nota asociada: La nulidad del ajuste


Comentarios


El TSJ volvió a despedir a 400 trabajadores estatales