El turismo de aventura es la gran atracción del cerro Auca Mahuida

El lugar está a poca distancia de Neuquén y Rincón de los Sauces. Posee una variedad infinita de encantos naturales y rústicos.



RINCON DE LOS SAUCES (ARS).- El escarpado paisaje del cerro Auca Mahuida atrajo un número importante de turistas, que llegan al lugar en busca de aventuras y diversión. Los fines de semana o días no laborables, el macizo es visitado por personas que quedan asombradas ante los atractivos de la montaña.

Ubicada a 100 kilómetros de la capital neuquina y sólo a 60 de Rincón de los Sauces, con una altura de 1.552 metros sobre el nivel del mar, el Auca Mahuida guarda historias y paisajes insospechados.

Se trata de un Area Natural Protegida desde 1996 y contiene a la principal reserva de guanacos de la Patagonia. Con más de 5.000 ejemplares, éstos camélidos se muestran amigables ante el hombre.

La caza furtiva de guanacos y zorros colorados en la zona, insensantemente perseguidos por su fina piel y sabrosa carne, respectivamente, se tornó incontrolable. Pero la protección formal trajo tranquilidad a los animales que mantienen su hábitat en el cerro.

El guardafauna designado en la delegación de Rincón de los Sauces, Marcelo Guzmán, dijo a “Río Negro” que “en años anteriores a 1996, se mataban hasta 100 animales por día en el cerro. Ahora la caza desapareció casi totalmente y es por esto que los guanacos se muestran confiados delante nuestro”, sostuvo.

Gran parte del turismo que llega hasta el Auca es atraído por éstos animales, los que son filmados o fotografiados en grandes manadas. Se aprecian también cóndores y águilas que invitan a los visitantes a llegar hasta lo mas alto del paisaje. Para observar de cerca a estas aves hay que aventurarse hasta la cima del cerro.

A pesar de contar con vegetación escasa, algunas especies son buscadas por sus propiedades curativas. El macizo, carece de árboles y solo pueden observarse pequeños arbustos, los que conforman el sustento para los animales que habitan en el lugar.

En temporada estival, el sitio preferido de los acampantes, se ubica junto a una vertiente de agua natural, a pocos metros de la cima misma del Auca. Un pequeño lago más un puesto abandonado junto a éste, ofrecen un buen lugar de descanso para los turistas. En invierno, se puede encontrar hasta un metro de nieve en la aguada, por lo que sólo los vaqueanos se aventuran a llegar tan lejos.

Pero la mayor atracción para los visitantes son las formaciones basálticas subterráneas, conocidas como cavernas del Auca. El 80 por ciento de quienes llegan al cerro llevan el firme propósito de encontrarlas.

La ubicación exacta de éstas formaciones, no son reveladas al público. Solo un pequeño sector de la comunidad rinconense más el grupo espeleológico local, conocen los mejores caminos para hallarlas.

El presidente del Grupo, Daniel Castro, señaló que “nos gustaría que todos pudieran conocer las cavernas pero lamentablemente no todos saben cuidarlas y las formaciones ya sufrieron demasiada depredación”, dijo.

Según Castro, “la misión de nuestro grupo es cuidar las cavernas, conservarlas, estudiarlas y en forma esporádica, guiar a aquellos que sabemos llegarán con o sin nosotros hasta el lugar”, sostuvo.

Ingresar a las cavernas, conforma el atractivo principal del Auca Mahuida. Munidos de sogas, cascos, linternas, botiquines, equipos de comunicación y expertos guías, los visitantes emprenden el misterioso viaje por la entrañas mismas de la montaña. 

Don Antonio Ruiz, un centinela del macizo

RINCON DE LOS SAUCES (ARS).- Desde 1993, el puestero Juan Antonio Ruiz cuida la reserva del Auca Mahuida como si fuese el celador del paraíso.

Incluso supo poner toda su energía en el asunto aún antes de que ésta fuera declarada patrimonio natural protegido.

Junto a sus cuatro hijos, Don Antonio Ruiz lleva una vida sacrificada entre las escarpadas tierras del cerro.

La delegación de Fauna de la provincia del Neuquén no hubiese podido controlar la caza furtiva de guanacos en la montaña de no ser por la desinteresada colaboración de este noble puestero y la parte de su familia que vive con él, amando la tierra que los cobija.

“Don Antonio Ruiz avisa por teléfono a la policía si observa algo sospechoso cerca de sus puestos” señaló el guardafauna de Rincón de los Sauces Marcelo Guzmán a “Río Negro”.

El agente provincial agregó que el abnegado puestero también suele “anotar la matrícula del vehículo, color y tipo de camioneta, cuando descubre que aparentemente está contrabandeando animales en el Auca”.

El encargado de la Fauna en el área agregó entusiasmado que la labor de este puestero “es impagable”.

“Cuando no se puede comunicar con nosotros por la distancia, él mismo toma la ley del campo en sus manos y les ordena a los cazadores a retirarse del lugar”, sostuvo Guzmán, orgulloso del improvisado colaborador.

Valentía

El accionar de Ruiz es bien conocido por los cazadores.

En más de una oportunidad, la valentía del puestero logró persuadir a los cuatreros que, fuertemente armados, ofrecieron negligente resistencia a la orden del puestero.

Pero no sólo de cuidar animales se trata la vida de Don Antonio Ruiz.

Las repetidoras radiales que se levantan en la cima del cerro Auca Mahuida también cuentan con la protección de este particular puestero.

Según datos proporcionados por radioaficionados locales, las repetidoras ubicadas estratégicamente en el cerro tienen un valor de entre 4.000 y 10.000 pesos cada una. Hay más de 150 de estos equipos radiales en el lugar, de acuerdo a su información.

Ningún vehículo que llegue hasta el enjambre de antenas que se divisa desde muy lejos, escapa a la atenta mirada de los Ruiz.

Don Antonio se encarga de controlar atentamente que nadie se lleve lo que no les pertenece de la reserva ni produzca daño alguno entre sus animales.

La actividad petrolera se combina con la espeleología

RINCON DE LOS SAUCES (ARS).- Si bien es conocida la riqueza hidrocarburífera que guarda Auca Mahuida, los últimos estudios confirman nuevas reservas.

Perforaciones realizadas en el faldeo del cerro y estudios sismográficos por rebote de sonido en la cima dieron resultados positivos para las compañías petroleras que operan en la zona.

Actualmente, sólo un 10 por ciento de la reserva se explota, mientras el resto está sellado bajo varias toneladas de cemento.

Estos pozos serán destapados cuando el precio internacional del petróleo llegue a niveles aptos para inyectar mayor producción al mercado. Los estudios realizados en la zona, forman parte de un operativo de búsqueda de la empresa Total Austral, que durante seis meses exploró el Auca y estudió la cuenca petrolera.

Hay sectores en los que el olor a gas se trasforma en hedor por la abundancia de butano. Quienes reclaman tierras como propias en el cerro, apuntan a obtener grandes ganancias solo con el pago de la servidumbre que las compañías deberán afrontar una vez puesto en producción los nuevos yacimientos.

Según informaron desde la dirección de hidrocarburos, “el 90 por ciento de las perforaciones realizadas por Total Austral a finales de 1998, fueron pozos surgentes (no se necesita equipo de bombeo para extraer el petróleo), los que están momentáneamente cerrados hasta que la empresa decida explotarlos”, señalaron.

Este panorama se complementa con las cavernas, cuyos pasillos, galerías y formaciones brillantes fascinan hasta aquellos que las recorren casi a diario.

En menor escala, otros grupos de aventureros, utilizan las picadas y caminos pedregosos para practicar travesías 4×4. Con paredes de hasta 70 grados de inclinación, los cuatriciclos y camionetas de doble tracción, recorren cientos de kilómetros para mostrar la potencia de los motores y la habilidad de sus conductores.

Esta actividad, llegó a convocar a mas de 30 participantes en cada encuentro. El turismo en el Auca más la intensa actividad paleontológica conforman el eje del plan de desarrollo turístico del área de Rincón de los Sauces.


Comentarios


El turismo de aventura es la gran atracción del cerro Auca Mahuida