AHORA: Lazaro Báez fue condenado a 12 años de prisión

El turismo religioso cobra vida en Junín de los Andes

Un proyecto plantea un Vía Crucis sobre el cerro de la Cruz. La propuesta, considerada inédita, prevé una inversión de 350.000 pesos. Las esculturas dominarán cada una de las 14 estaciones.

JUNIN DE LOS ANDES (ASM).- Un ambicioso proyecto vinculado al turismo religioso cobra vida aquí. Se trata de un "Vía Crucis" sobre el cerro de la Cruz, con un recorrido de tres kilómetros en un predio de cuatro hectáreas, 14 estaciones dominadas por esculturas alusivas y una inversión de 350.000 pesos.

Pero en verdad, el proyecto apunta a reunir en la expresión artística del sincretismo que exhibe Junín desde sus orígenes. La fe religiosa consolidada por la presencia centenaria de los salesianos, la vida de la beata Laura Vicuña y la notable incidencia de la cultura mapuche, que nuclea a 14 comunidades en torno de Junín.

La iniciativa surgió desde el municipio, inspirada a su vez en el éxito del turismo religioso en esta ciudad, que tiene su máxima expresión en el santuario de la beata Laura Vicuña y Nuestra Señora de las Nieves.

La secretaria de Turismo de Junín de los Andes, Michelle Eyherabide, no dudó en calificar la propuesta como "inédita y única en la Patagonia, y única en su estilo en toda Sudamérica".

Pero el hacedor del proyecto es el arquitecto Alejandro Santana -también autor de la arquitectura del santuario y sus esculturas- quien tiene a su cargo la creación de las obras artísticas y el diseño general del recorrido del Vía Crucis.

En diálogo con este diario, Santana explicó que las esculturas dominarán cada una de las 14 estaciones en el recorrido de 3 kilómetros, desde la base del Cerro de la Cruz. Las obras que reflejan la Pasión de Cristo tienen -ya hay varias en ejecución- un volumen que equivale a una vez y media el tamaño natural, caracterizadas como figuras grotescas. El rostro de Cristo tiene rasgos mapuches en cada una de las creaciones.

La obra primero se realiza en arcilla, luego se pasa a yeso y finalmente se elabora la estructura de hormigón, material aconsejado en este caso para soportar las inclemencias de los otoños e inviernos propios de la zona.

A su vez, cada una de las estaciones contará con bajorelieves a la entrada y salida, que reflejan un momento de la Pasión de Cristo pero proyectado a la vida de la beata Laura Vicuña, de Ceferino y a la historia del pueblo mapuche, con lo cual se logra la síntesis que es fiel a la propia existencia de Junín de los Andes.

Las estaciones tienen un diámetro de 10 metros en plaza seca con forma de sol, y sobre ellas, la figura se completará con mitogramas propios de los pueblos originarios de la Patagonia, a modo de pinturas rupestres en relieve.

Finalmente, sobre una de las laderas del cerro emergerá parcialmente desde la tierra un cristo de una dimensión de 45 metros, que representa la resurección gloriosa como mensaje para el visitante.

En el atelier, Santana y un grupo de colaboradores trabajan ya dando forma a las esculturas y bajorelieves, que son dignas de admiración por su belleza. El proyecto concluido demandará unos tres años de labor y, como se apuntó, una inversión de 350.000 pesos.

Prevé en la base la instalación de una playa de estacionamiento, desde donde se ascenderá dando inicio al recorrido del Vía Crucis. Para la base también se prevé la construcción de locales destinados a servicios para el caminante.


Comentarios


El turismo religioso cobra vida en Junín de los Andes