El turismo todavía no recuperó sus niveles de actividad previos al 2012

El recargo del 35% a las compras de pasajes internacionales y los gastos fuera del país, más la devaluación del peso durante parte del año, disminuyeron los viajes de argentinos al extranjero.



#

ESTRATEGIAS QUE TIENEN EN CUENTA LAS NECESIDADES Y LAS EXPECTATIVAS DE QUIENES DESEAN VISITAR EL PAÍS

La Argentina, con un 15,8%, es el sexto país que más aumentó los arribos de turistas extranjeros entre enero y agosto del 2014, según la Organización Mundial de Turismo (OMT).

Las medidas aplicadas por el gobierno para reducir la salida de divisas parecieron dar los resultados que esperaba. El recargo del 35% a las compras de pasajes internacionales –pudo usarse a cuenta del gravamen a las ganancias, pero recién un año después– y los gastos fuera del país, y la devaluación del peso durante parte del año, disminuyeron los viajes de los habitantes al extranjero. Esas medidas implementadas desde fines de 2011 incentivaron los arribos de turistas del exterior, fundamentalmente porque la relación del tipo de cambio les resultó más favorable.

Las cuotas y las cancelaciones anticipadas para pagar las vacaciones fueron estratégicas, tanto para ganarle a la inflación como para evitar sobresaltos con la cotización de la divisa norteamericana.

Por la resolución conjunta 367 de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP); la Dirección Nacional de Migraciones; la Administración Nacional de Aviación Civil, y la Policía de Seguridad Aeroportuaria, a partir de 2015 las compañías aéreas y los operadores turísticos deberán informar, hasta 72 horas antes de los viajes, 32 datos de los pasajeros de vuelos internacionales. Entre ellos: el nombre, el número del documento nacional de identidad, la fecha de nacimiento, la dirección, el teléfono, el origen y el destino del viaje, la modalidad del pago y los programas de fidelización (las millas recorridas), entre otros. El argumento oficial fue que la mayor parte de la información sobre los pasajeros es la básica y que permitirá mejorar los controles migratorios, sobre todo verificar que quienes adquieran moneda extranjera realmente viajen y descubrir a personas con bajos ingresos declarados, insuficientes para que puedan pagar los viajes.

No conforme con esas decisiones la AFIP, por la resolución 3.687 del 22 de octubre pasado, obliga a los propietarios o a quienes administren y gestionen alquileres (como las inmobiliarias) a informar en un registro digital cada una de las operaciones. En este caso, busca evitar la evasión y equiparar la cuestión impositiva con los hoteleros, quienes deben comunicar sus movimientos. En la Cámara Argentina de Turismo (CAT) parecieron conformes con la disposición, mientras las inmobiliarias, en crisis desde el cepo al dólar, se quejaron. La medida comprende a “las operaciones de locación temporaria de inmuebles con fines turísticos”. Quienes no cumplan pueden ser suspendidos o excluidos de los registros de la AFIP y hasta desactivados transitoriamente de las claves de identificaciones tributarias.

Aunque el turismo todavía no recuperó sus niveles de actividad previos al 2012 –cuando ya era afectado por menores arribos de extranjeros y de viajeros de negocios–, las cadenas hoteleras nacionales encararon aperturas, incluso en el exterior (principalmente en la categoría de tres estrellas).

El Ministerio de Turismo de la Nación, por intermedio del Instituto Nacional de Promoción Turística (Inprotur), encaró el plan de marketing Conectar para la promoción de la Argentina en el mundo, junto con el Consejo Federal de Turismo y los organismos del sector de cada una de las provincias. Conectar recurre a estrategias que tienen en cuenta las necesidades y las expectativas de quienes desean visitar el país. Con los organismos y prestadores de las provincias se trata de lograr promociones acordes con los atractivos y las necesidades de cada una de ellas. Inprotur presentó en San Pablo (Brasil), en septiembre pasado, el “Venda Argentina” para fortalecer las operaciones; encontrar nuevos operadores; comunicar nuevas experiencias y destinos, e intensificar los vínculos comerciales con Brasil. De esta manera, se busca incorporar proveedores de servicios a la herramienta Conecta 3000 (parte de Conectar, base de datos de prestadores turísticos creada a partir de talleres efectuados en el 2013 y que se completa con la participación de mismos en los encuentros en las provincias). Enrique Meyer, ministro de Turismo de la Nación y presidente del Inprotur, advirtió que “estamos teniendo un crecimiento notable del tráfico de turismo de América del Sur, acrecentando los números del año pasado, que fueron muy positivos”. Estimó que este año se superarían los 5,3 millones de visitantes extranjeros, cifra que no se lograba desde 2011, sobre todo de los países vecinos atraídos por la posibilidad de cambiar sus dólares en el mercado paralelo.

Meyer destacó, también, “números positivos del turismo interno, que crecería en este 2014 entre el 1% y el 1,5% respecto del 2013 por el ordenamiento de los feriados y fines de semana largos”.

La temporada de verano registraría un movimiento de viajeros similar al del año pasado en los grandes conglomerados urbanos del país: aproximadamente 28 millones, como estimó el Ministerio de Turismo de la Nación. Una participación del 85,6% alcanzaría el turismo interno, pero de sumarse los viajes de una porción de los indecisos esa proporción se elevaría al 90%.

“El Consejo Federal de Turismo (CFT) es una herramienta de articulación de las provincias con las políticas nacionales para mantener sinergías con los destinos, a la par de los destinos consolidados”, explicó Adrián Contreras, coordinador del organismo.

Las medidas implementadas para favorecer el turismo interno harían que los aumentos en hotelería fluctuarían entre el 25% y el 30% con relación al verano pasado. A quienes antes salían de vacaciones al exterior les resultó, por otra parte, más barato en los últimos dos años planificar viajes de cabotaje o a naciones limítrofes. Los principales destinos locales fueron la costa atlántica, Córdoba, Puerto Iguazú (Misiones), El Calafate (Santa Cruz), Bariloche (Río Negro) y las ciudades de Salta y Mendoza, Puerto Madryn (Chubut), Ushuaia (Tierra del Fuego) y San Martín de los Andes (Neuquén). En el exterior, las mayores contrataciones se hicieron en Río de Janeiro y Buzios (Brasil, donde publicitaron que se podía pagar con tarjetas y conseguir rebajas de hasta un 20% en el presupuesto del veraneo), seguidas por Cancún (México), Punta Cana (República Dominicana) y la Isla de San Andrés (Colombia).

La cantidad de días de vacaciones para la actual temporada pareció reducirse a entre 4 y 7, incrementándose los fines de semana largos dentro del país.

La totalidad de los hospedados en los primeros ocho meses del 2014 respecto del mismo lapso del 2013 fue 12,8 millones, una suba del 0,9%, de los cuales 10,1 millones residían en el país. La ciudad autónoma de Buenos Aires concentró la mayor proporción, 27,7%, seguida por la Patagonia, 25,8%.

Pese a las menores salidas de habitantes y mayores arribos de extranjeros, la balanza comercial turística continuó resultando deficitaria: -424,6 millones de dólares hasta julio. En septiembre pasado se estimó un total de 439,3 miles de no residentes que ingresaron por todos los pasos del país, lo que significó un aumento interanual de 4,1%. Las salidas al extranjero sumaron 394,8 miles, por lo que disminuyeron 6,8% frente a septiembre de 2013.

En octubre pasado, la estadía promedio de los extranjeros fue de 10,1 noches, siendo mayor la de los europeos con 17,3. Las pernoctaciones de los no residentes que llegaron al aeropuerto de Ezeiza y el aeroparque metropolitano, sumaron en idéntico mes 2,2 millones, y representaron una baja del 5% frente al décimo mes de 2013. El gasto diario promedio de los extranjeros fue en ese momento de 104,7 dólares, siendo superior el de los brasileños, con 156,7.

A nivel internacional, el Caribe y los Estados Unidos se consolidarían como destinos para viajeros de la Argentina. Ciertos operadores estimaron que el verano será fuerte a nivel interno, no sólo la costa atlántica sino además en Cuyo y la Patagonia, al margen de los buenos rendimientos alcanzados en los últimos fines de semana largos (de tres días), con óptimos niveles de ocupación en las distintas variantes que componen las ofertas de alojamientos.

Miguel Ángel Fuks

miguelangelfuks@yahoo.com.ar


Comentarios


El turismo todavía no recuperó sus niveles de actividad previos al 2012