“El último chacarero”

Por Redacción





Si tomamos en serio las estadísticas de las últimas décadas y establecemos una proyección a corto plazo, veremos la alarmante proporción de chacareros que abandonarán la actividad en un futuro inmediato, acuciados por el endeudamiento, el deterioro de sus plantaciones, el grado de vetustez de la maquinaria agrícola y el éxodo de jóvenes de las chacras, males todos debidos a la baja, nula o negativa rentabilidad de la actividad frutícola. Si el presente es el lugar histórico donde pujan las viejas con las nuevas ideas, tendríamos en este caso la confrontación de dos culturas a saber: la de trabajo contra la de burocracia y asistencialismo por una parte, la de la producción artesanal contra la concentración económica, la producción orgánica y de respeto al medio ambiente contra la explotación intensiva por la otra; también un modelo de repartición de la riqueza contra la prepotencia del oligopolio y, por qué no, lo tradicional con la modernidad con una muy preocupante y clara tendencia de resolución, o sea un final cercano perfectamente predecible En este contexto resulta casi irrisorio pensar que una paritaria frutícola podría resolver la situación, ya que las partes no están en condiciones de negociar absolutamente nada. En efecto, estudiando la antigüedad promedio de las plantaciones del Valle como también la tecnología y productividad disponibles y, por qué no, la edad promedio de los productores, nos encontraremos con parte de la explicación de por qué a las grandes empresas ya no les interesan los productores y por ende apoyar su continuidad con un precio justo. Por ello sólo una fuerte e inmediata intervención estatal con una política que permita la reconversión frutícola, que apoye la producción artesanal y su comercialización a pequeña escala y que promueva el regreso de los jóvenes al medio rural de sus mayores podría evitar que desaparezca también a muy corto plazo el último productor independiente. Pablo Segovia, DNI 5.083.808 – Regina

Pablo Segovia, DNI 5.083.808 – Regina


Comentarios


“El último chacarero”