Concejales neuquinos buscan declarar la emergencia hídrica en la ciudad

El bloque de concejales de UNE presentó un proyecto para que se evalúe la bajante de los ríos Neuquén y Limay.



#

Baggio y Schpoliansky presentaron un proyecto para declarar la emergencia hídrica.(Foto: Mauro Pérez )

En conferencia de prensa, los concejales de UNE se mostraron preocupados por la situación de los ríos Neuquén y Limay.

Francisco Baggio sostuvo que en caso de no tomar medidas “los vecinos de Neuquén vamos a tener una gran consecuencia negativa”. “Estamos en una situación alarmante” resaltó Baggio y responsabilizó de la situación a la Autoridad Interjurisdiccional de las Cuencas (AIC) y a la empresa estatal responsable de administrar (CAMMESA).

“Pedimos que las obras de dragado de agua se hagan. Que nos garanticen que vamos a tener el recurso suficiente” agregó el concejal y precisó que citarán a la AIC, el EPAS y el gobierno provincial para que den explicaciones al municipio neuquino.

Por otra parte, Fernando Schpoliansky, precisó que “se puede llegar a una situación en la cual no va a salir agua de las canillas” y advirtió que con los niveles actuales, tampoco se podrá disfrutar de los balnearios durante el verano.

Los concejales, presentaron un proyecto que propone la creación de un comité, que analizará la situación de los ríos, y supervisará los niveles de contaminación en el agua. Si se declara la emergencia hídrica, tendrá un plazo de seis meses en los cuales no se podrán efectuar obras sin la previa autorización del EPAS.

“El manejo discrecional de la cuencas que ha realizado la AIC, privilegiando la generación de energía eléctrica por sobre el recurso neuquino del agua, provocó la sequía de los embalses y ahora no tenemos agua”
Francisco Baggio, Concejal de UNE


Se necesitarán más de 50 millones de pesos para que las localidades del Valle no tengan problemas de agua este verano, según se analizó ayer en una reunión conjunta entre la AIC, DPA de Río Negro, Recursos Hídricos y el EPAS de Neuquén.

Sólo el drenaje de los ríos Neuquén y Limay “para no tener problemas de agua en el verano” costará unos 25 millones de pesos, de acuerdo a las estimaciones vertidas en la reunión y de las que se pudo tener alguna precisión a través del representante por Neuquén en la AIC, Elías Sapag.

“Esto debe lograrse lo más rápidamente posible, antes de que terminen los deshielos en los próximos dos meses. Si en noviembre hay mucho calor y sequía, la nieve se irá con mayor rapidez”, dijo Sapag. La reunión avanzó rápidamente hacia declarar la “emergencia hídrica” tanto en Río Negro como en Neuquén, para facilitar la búsqueda de recursos en Nación, posiblemente del fondo hídrico.

Para agregar inconvenientes a la bajante de los ríos por motivos climáticos se sumó una imprevisión: la bocatoma del canal Mari Menuco está tapada con bancos de piedras que arrastraron las corrientes del lago y limpiar el “tapón” en el espejo de agua costará no menos de 3 millones. Además hay que hacer una obra de ingeniería, dos azudes cruzados, para que no se vuelva a obstruir la salida del agua, lo que demandarán otros 30 millones de pesos.

Al ser consultado cómo no se previó que la salida del lago se pudiera taponar, Sapag contestó que “son vientos del oeste que predominan y arrastran ripio, son hechos de prueba y error que no se tuvieron en cuenta hasta que un día comenzaron a aparecer los bancos de piedra”.

Sin embargo, desde el gobierno provincial relativizaron esta versión y ratificaron que el sistema está “funcionando con absoluta normalidad”. Fuentes consultadas evitaron por otra parte, revelar qué otros temas se trataron en la reunión mantenida ayer.

Según Sapag, también se habló de cómo darle herramientas legales y técnicas a los gobernadores de ambas provincias para la búsqueda del financiamiento necesario. Entre otros, estuvieron presentes el titular del EPAS, Mauro Millán, el director provincial de Recursos Hídricos, Horacio Carvhallo y funcionarios de Energía y Medio Ambiente.

“Son muchas horas máquina para el drenaje del Limay y Neuquén, calculamos que más de 14 millones de pesos se irán en más de 4.000 horas máquina, retroexcavadora, palas y camiones; mientras que otros 10 millones más implicará la compra de bombas para hacer rebombeos secundarios”, describió Sapag al detallar “lo más urgente”: el drenaje de los ríos para maximizar el poco caudal y que las captaciones funcionen en el verano.

Agregó que en el ingreso de la isla 132 se requerirá de un terraplén y limpieza del banco, con una gran cantidad de movimientos “más allá de la bocatoma del Mari Menuco”, dijo.

En números

Estaciones de bombeo

que abastecen la capital

Anaya es un punto de captación de agua del Limay que sirve al suroeste.

Río Grande, uno de los cinco puntos del EPAS que integra el sistema del mismo nombre.

Leguizamón es una estación de toma y bombeo de agua para el área centro de la capital.

Reservas frías. En Valentina Sur y el barrio privado Bocahue hay dos cisternas de agua potable que entran en funciones ante emergencias.

Bahía Blanca bombea agua del río Limay para gran parte del sur y este de la ciudad.

Datos

50 años
es el horizonte de proyección del canal Mari Menuco, con capacidad para dotar de agua a un millón de habitantes.

Comentarios


Concejales neuquinos buscan declarar la emergencia hídrica en la ciudad