El vecinalista Icare es el nuevo intendente de Bariloche

El justicialista Gonzalo Madrazo, segundo, se ofreció a integrar el nuevo gobierno.El radicalismo quedó último. Hubo mucho ausentismo y el voto bronca fue escaso.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB)- El actual concejal por el Movimiento de Unidad y Participación, Alberto Icare, será el próximo intendente de esta ciudad. Ayer se impuso con holgura en las elecciones convocadas para cubrir hasta diciembre de 2003, el cargo que quedó vacante en enero con la renuncia del aliancista Atilio Feudal.

Entre los derrotados, el trago más amargo fue para el candidato del partido Justicialista, Gonzalo Madrazo, quien en más de un sondeo previo figuraba a la cabeza de las preferencias.

Las cifras finales dejaron también como saldo una estrepitosa caída del radicalismo, que terminó hundido en el último lugar. Significativo resultó también el ausentismo, que superó el 35 %.

La confirmación de la victoria le llegó a «Beto» Icare pasadas las 19.30 en el despojado local de campaña que el MUP dispuso en Vicealmirante O»Connor al 800.

A esa hora las caravanas de hinchas de Ríver ya se habían adueñado de las calles céntricas y entre los mupistas no había ánimo de disputarles ese espa-cio.

Escasez de militantes

Muchos abrazos y gestos satisfechos pero nada de euforia desatada había en el recinto del partido vecinal. Era llamativa además la escasez de militantes, superados largamente por los trabajadores de prensa.

Ese estado de ánimo tuvo relación tal vez con la enorme crisis social y económica que afronta el municipio y con la dura tarea que espera al intendente consagrado por el mandato popular.

En sus primeras declaraciones Icare señaló que sus prioridades serán el reordenamiento administrativo del municipio, la contención de las demandas sociales y el fortalecimiento de la promoción turística (ver pág. 8).

Escrutadas la mitad de las mesas el candidato del MUP cosechaba el 25,4 % de los votos seguido por Madrazo con el 20,9 %. En un sorpresivo tercer lugar se ubicó Luis Caram (del MPP) con 17,5 %. Más abajo el orden de preferencias se completó con Jorge Fretes (MID), Roberto Savasta (Humanista), Claudio Lueiro (PPR) y cerrando Guiller-mo Jáuregui (UCR).

Contratiempos

El comicio se inició con múltiples contratiempos derivados de la falta de autoridades de mesa y de elementos imprescindibles para garantizar el acto electoral.

Fueron muchas las mesas que demoraron su apertura hasta pasadas las 9, porque no había quién las presidiera. En algunos casos los votantes madrugadores debieron ocupar esos sitios vacantes.

Otros inconvenientes tuvieron que ver con la provisión de bole-tas. A diferencia de otras eleccio-nes, no venían dentro de las urnas sino que debía proveerlas cada partido, lo cual originó obvias dilaciones.

La jornada se presentó muy lluviosa, característica que acen-tuó la importancia de los aparatos de movilización de votantes.

Aún así el porcentaje de empadronados que emitió su voto fue el más bajo de la historia de Bariloche.

Encuadrado en su habitual modestia, el candidato del MUP no quería todavía hablar de su triunfo irreversible cuando llegó para felicitarlo, en tácito reconocimiento, el derrotado justicialista Gonzalo Madrazo. Una señal que Icare consideró auspiciosa, de cara a la segura concertación que deberá convocar para constituir un gobierno fuerte.

Para el municipio se abre ahora una etapa nueva, con varios conflictos que reclaman respuestas urgentes. En especial el atraso salarial de casi tres meses con el Soyem, el deterioro de la infraestructura urbana y las dificultades para articular una política turística eficiente.

El resultado tendrá también impacto indudable a nivel provincial y nacional. Las primeras lecturas en caliente apuntaban a deducir un golpe fuerte sobre los partidos tradicionales y el castigo a los «aparatos».

El MUP llegó al gobierno

El MUP fue fundado hace ocho años por el presidente de la Cooperativa de Electricidad, Leonardo De Ferraríis, quien ayer portaba una de las sonrisas más anchas en el bunker del partido.

Icare también trabajó durante años en el área de relación con la comunidad de la CEB y desde allí forjó un perfil vinculado al trabajo social y la presencia en los barrios más humildes.

En el 95 De Ferraríis fue candidato a intendente y se ubicó en el tercer lugar con algo menos del 20 % de los votos. Pero su partido logró dos concejalías. Cuatro años después -y merced a la buena relación del mandamás de la CEB con el gobernador Verani- el MUP integró la Alianza con la UCR y contribuyó al triunfo de Feudal. Para la elección de ayer optó otra vez por la soledad y no le fue mal. Un partido de militancia volátil, que logró imponerse en una elección sin arrastre provincial ni nacional, que pareció hecha a su medida. (AB)

foto: Madrazo reconoció su derrota antes que Icare el triunfo. El candidato del PJ se puso a disposición del intendente electo para colaborar en el nuevo gobierno.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios