El voto a los 16 comenzó su camino en el Congreso

Dentro del oficialismo afloraron discrepancias por la obligatoriedad



#

DyN

BUENOS AIRES (ABA).- Por convicción o demagogia, los constitucionalistas y los representantes de Asociaciones Civiles o centros de estudiantes que expusieron ayer en el Congreso, se expidieron en su gran mayoría en favor de habilitar el voto voluntario para los menores de entre 16 y 18 años. El titular de la Dirección Nacional Electoral, Alejandro Tullio, se manifestó “convencido de las bondades” de los dos proyectos oficialistas en marcha: el del llamado “voto joven” y el que concede el derecho a sufragar a los extranjeros con dos años de radicación en nuestro país. Tullio -militante de origen radical, pero cada vez más cercano al kirchnerismo- dijo que de aprobarse la norma en favor de los adolescentes estos conformarían apenas el 4, 6 % del padrón. Consultado por “Río Negro” sobre las objeciones al texto propuesto (la Constitución contempla el voto “obligatorio” para quienes no hayan cumplido 70 años) Tullio respondió que la ley suprema también establece el derecho a una vivienda digna para todos; además, deslizó el funcionario “difícilmente alguien se sienta agraviado por este derecho a los menores como para recurrir a la justicia”. El constitucionalista Eduardo Barcesat apuntó que la plena facultad creativa de una persona se da entre los 14 y 21 años; y en cuanto a la extensión normativa sostuvo que “se trata de establecer una permisión donde no hay una obligación, mientras que en el caso de los mayores a 70 años es una obligación-excepción”. La audiencia pública cuya conducción estuvo a cargo del senador neuquino Marcelo Fuentes, fue inaugurada por el ministro de Educación, Alberto Sileoni quien pidió confiar en la capacidad de los jóvenes para sumarse al debate político. “Si decimos que no van a estar a la altura, no van a estar. Nos negamos a suscribir los argumentos de que van a ser manipulados o a malversar sus derechos” , apuntó Sileoni. Luego, jóvenes kirchneristas y agrupaciones defensoras de “derechos de género” coparon la parada. Narelia Trujillo del Movimiento Evita y Matías Podestá de la UES de Entre Ríos, rescataron el papel de Néstor Kirchner y su esposa como contracara del neoliberalismo. La voz de mayor disonancia fue la de Lucio Lapeña, de la juventud de la UCR: “Hay cuestiones más urgentes, hace tres años se votó la reforma política ¿porqué ni se habló del voto juvenil?: Porque el trasfondo ahora es el deseo de impulsar una reforma constitucional. El gobierno se ha negado a votar políticas sociales y educativas. Se trata de conceder una ciudadanía precaria”. El radicalismo acompañaría la reducción de edad para poder votar, sólo en el marco de una política global para la juventud. Por el partido Socialista de los Trabajadores, Christian Castillo, pidió para los menores y extranjeros afincados en el país el reconocimiento de derechos plenos; “no solo para utilizarlos como votantes”. Dentro del oficialismo, Miguel Pichetto manifestó una disidencia, reclamando que el voto juvenil sea obligatorio. Cerca de Aníbal Fernández ayer se evidenciaban molestos y confundidos con esa actitud. “Hay un solo proyecto oficial, el que está defendiendo Aníbal”, señalaron.

La audiencia en el Senado, presidida por el neuquino Fuentes y Boudou.


Comentarios


El voto a los 16 comenzó su camino en el Congreso