El voto de Scalesi obliga a la CGT a hacer equilibrio

Belich respaldó al diputado, pero no se despega del gobierno de Saiz. El titular de UPCN ratificó que le piden que deje la banca o el gremio.



VIEDMA (AV).- La CGT de Río Negro respaldó la postura del diputado nacional Juan Carlos Scalesi, que rechazó en el Congreso el proyecto oficialista sobre las retenciones móviles, pero también ratificó sus coincidencias con Miguel Saiz, reiterando la existencia de "expectativas" sindicales sobre compromisos de participación en el gobierno provincial.

El año pasado Scalesi formó parte de la lista de la Concertación como representante de la CGT de Río Negro, que conduce el camionero Rubén Belich. Pero en Diputados el parlamentario votó en contra del proyecto que buscó ratificar la Resolución 125 y en los últimos días, el también secretario general de UPCN reveló las presiones de Nación y de la provincia para que acompañe la iniciativa kirchnerista.

Belich explicó ayer a "Río Negro" que la CGT Río Negro "apoya la postura de Scalesi" aunque reiteró su pertenencia a la CGT nacional, expresando adhesión a su líder, el camionero Hugo Moyano. Defendió el voto de Scalesi porque "siempre dijo que estaba en contra" y no protagonizó un cambio "de último momento".

- ¿Esta actitud de Scalesi, contraria a la posición de Saiz, no afectará su relación con el gobierno provincial? -lo consultó "Río Negro".

- Esperemos que no. Con Saiz hay que seguir trabajando igual y con iguales perspectivas. Estamos trabajando en Transporte y Trabajo.

- ¿Se avanzó en la definición de los espacios asignados a la CGT en esas áreas?

- Hay que reconocer que el conflicto con el campo nos paralizó a todos. Esta semana se concretaría lo del área en Transporte.

Belich alude a un estructura específica de Transporte de Carga, que ocupará Rubén Capo, de Allen. El gobierno de Saiz también prometió mayor participación en Trabajo, incluyendo la designación en un área de "Relaciones Laborales" de Ismael Betancourt, actual secretario Adjunto de Empleados de Comercio de Cipolletti.

Además, Belich destacó dos actuales prioridades: el efecto de las retenciones petroleras, y la discusión salarial por el impuesto a las Ganancias.

Por otra parte, Scalesi admitió públicamente presiones antes y después de su voto en Diputados, contrario al proyecto de la presidenta Cristina Fernández.

El legislador indicó ayer a radio Manantial que "aparentemente la conducción nacional de la UPCN

comprometió el voto de los legisladores cercanos al gremio y ahora tuvo que dar explicaciones. "Primero me dijeron que debería dejar mi banca en Diputados y después que debería dejar la conducción de UPCN. El hecho es que ellos tienen que llevar algo a cambio de este voto negativo y decir aquí le traigo la renuncia de fulano que no cumplió con lo que le pedimos".

Consultado si haría alguna de las cosas sugeridas, dijo terminantemente que no: "A mí me votaron los rionegrinos para diputado y los afiliados al gremio para UPCN, no tengo por qué renunciar".

Relató que antes de las elecciones, cuando estaban en plena campaña, él criticaba a Kirchner y lo llamaron desde la conducción de UPCN que conduce Andrés Rodríguez a una reunión. "Allí estaban Rodríguez y el senador Pichetto que me pidieron que bajara los decibeles con las críticas, que el de Cristina era un muy buen plan de gobierno".

Scalesi aclaró también que jamás recibió presiones del gobernador Miguel Saiz.


Comentarios


El voto de Scalesi obliga a la CGT a hacer equilibrio