Elaboran identikit de tres sospechosos

Los identikits fueron confeccionados en base a los testimonios recolectados por los pesquisas, ya que los tres delincuentes actuaron a cara descubierta cuando ingresaron a la vivienda del comisario Jorge Chaktouras, de 63 años.



 San Carlos de Bariloche  (Télam).- Los investigadores del crimen del comisario de la policía neuquina que fue asesinado el sábado pasado en un barrio residencial de Neuquén, elaboraron identikits de los tres sospechosos de participar en el asalto y posterior crimen. 

 Los delincuentes entraron al domicilio ubicado en el barrio residencial El Alto, donde también se encuentra la residencia del gobernador Jorge Sobisch, aprovechando el regreso de la esposa de Chaktouras, a quien abordaron fuertemente armados mientras ingresaba por el garage. Al parecer detectaron que Chaktouras era comisario recién dentro de su vivienda, al ver las jinetas en su ropa, ante lo cual le exigieron que entregue el "fierro" y el dinero. 

 La víctima era personal civil de la policía, no usaba arma ni uniforme, y llegó al grado de comisario por su tarea como docente en la Escuela de Cadetes de Neuquén. Según los investigadores, Chaktouras les habría dicho que no tenía arma ni caja fuerte, lo que enfureció a los atacantes, quienes lo obligaron a arrodillarse y lo mataron.

El superintendente de Investigaciones de la policía neuquina, comisario general Juan Carlos Lepen, dijo hoy a Télam que "los testigos aportaron valiosos indicios, como las descripciones morfológicas y cromáticas de los asaltantes". Lepen está a cargo de la investigación y valoró esos datos considerando que "servirán para el avance de la investigación". "Siempre que ocurren estas cosas surgen varias hipótesis y por el momento trabajamos sin descartar nada", expresó el investigador, quien agregó que, entre otras cosas, investigan a bandas con procedimientos similares a los demostrados por los asesinos de Chaktouras. 

 El jefe policial indicó que las pericias lograron rescatar el proyectil intacto, que ingresó por el hombro del comisario, atravesó el corazón y otros órganos, y terminó su recorrido entre la cadera y una pierna. Se trata de una bala de calibre nueve milímetros, sobre la cual también se realizan varias investigaciones, entre otras para establecer dónde fue comprada. Igualmente recabaron testimonios de varios vecinos que habrían visto a los delincuentes caminando en los alrededores de la vivienda asaltada, para investigar su posible destino en la fuga.


Comentarios


Elaboran identikit de tres sospechosos