Elevan a juicio la causa Mariela Rodríguez

El fiscal Miguel Fernández Jadhe consideró que los hermanos Suárez, Javier Inostroza y Guillermo González Pino fueron los coautores del crimen de la taxista Mariela Rodríguez y que Aldo Miguel Pacher fue quien organizó el asesinato de la joven. Todo apunta a que la muerte fue por una diferencia en el cobro de una entrega de drogas. El fiscal se basó en testigos que dicen que los detenidos se conocían, cosa que ellos niegan.

ROCA (AR).- La causa por el asesinato de la taxista reginense, Mariela Rodríguez, fue elevada a juicio ayer por el fiscal Miguel Fernández Jadhe. Si bien no se dio copia a la prensa porque las partes estaban siendo notificadas, se supo que Javier Alberto Inostroza, Guillermo González Pino, y los hermanos Mario Andrés y Rubén Darío Suárez, fueron considerados coautores del delito de homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas.

Aldo Miguel Pacher, el quinto detenido y propietario de un desarmadero en uno de los ingresos de Regina, está considerado como instigador del brutal asesinato ocurrido en la madrugada del 27 noviembre del "95.

Si bien los cinco procesados y alojados en la alcaidía de Roca negaron desde el momento de sus detenciones que se conocían, Fernández Jadhe basó su acusación en los testigos que dicen haber visto juntos a los cinco acusados.

Tal vez la acusación más importante que pesa contra los detenidos, son los dichos de René Miranda Cancino, quien fue empleado de Pacher en una FM que este tenía.

Miranda Cancino aseguró haber estado en el desarmadero de Pacher la noche anterior al crimen, y dijo que en ese lugar estaban los procesados y planearon el asesinato de la taxista por haberse quedado con un "vuelto" de la venta de droga.

Sin embargo, también recabaron los datos ofrecidos por una cuñada de los hermanos Suárez, quien mencionó que ambos se drogaban. Incluso dijo que un día llegó Rubén a la casa de su madre, y dijo "la matamos, loco".

Siempre según esta testigo, a los pocos días Rubén Suárez se fue a radicar a Bahía Blanca, aunque el procesado aseguró que en la ciudad bonaerense estaba viviendo desde antes de que se cometiera el crimen.

Señaló que ese día, Rubén tenía un rasguño en la cara y otro en el hombro, y sangre en su camisa. Además, portaba un arma blanca y un revolver.

Otro de los testimonios que chocan con la coartada de los detenidos, es el de una vecina de la víctima, quien asegura que en la casa de la víctima se solían juntar varias personas, entre ellos González Pino.

Este había señalado no conocer a Mariela Rodríguez.

Miranda Cancino había mencionado que en el desarmadero de Pacher solían estar dos o tres menores de edad, y que vivían en Regina.

Se supo que los menores reconocieron ante la justicia que el lugar era frecuentado por los procesados.

Trascendió que para Fernández Jadhe, los cuatro procesados como coautores, tuvieron una activa participación, ya sea manejando el Fiat Duna taxi de la víctima, reduciendo a Mariela Rodríguez e hiriéndola de muerte con un cuchillo de doble hoja.

Incluso se confirma que para los investigadores, el móvil del crimen fue por una diferencia relacionada con la venta de las drogas.

Si bien en el vehículo de la víctima faltaban algunos elementos, se afirmó que los autores decidieron sacar algunas cosas del Fiat Duna y otras pertenencias de la víctima, para despistar a los pesquisas. Siempre según lo que trascendió del informe de Fernández Jadhe, el cuchillo de doble hoja con que asesinaron a la joven, habría sido aportado por Aldo Pacher.


Comentarios


Elevan a juicio la causa Mariela Rodríguez