Elisabel recobró la sonrisa, tras una larga enfermedad

Hacía seis años que estaba en diálisis por un mal que le producía quistes en riñones e hígado. Ingresó en lista de espera para doble trasplante, el que fue posible después de dos meses.

VIEDMA (AV)- «No tendríamos que pasar por estas situaciones para entender que donar órganos es dar realmente vida», no se cansa de decir Elisabel Lemma para quien la vida cambió el 28 de enero de este año. Atrás quedaron seis años de diálisis y un futuro hipotecado por una poliquistosis renal y hepática heredada. Esta es una enfermedad que genera quistes de agua en riñones e hígado hasta eliminarlos. Luego del nacimiento de su hijo Leonel de 19 años, la presión alta fue una constante que la obligó a deambular por todos los estudios posibles hasta que llegó el inesperado y cruel diagnóstico.

A fines del '93 una infección renal no pudo evitar que le extirparan el riñón izquierdo. El único que le quedaba aguantó pero desde el 29 de enero de 2001 necesitó la ayuda de diálisis que se prolongó hasta el 28 -también de enero- de este año cuando un llamado de madrugada encendió una luz de esperanza y el doble trasplante fue posible.

Tal vez haya sido la casualidad pero para Elisabel los momentos decisivos de su vida se han presentado a partir del 20 de cada mes y están marcados a fuego.

Al margen de las fechas ya mencionadas el 22 de junio de 2006 sufrió un accidente mientras llevaba a su hijo a una clase de la universidad. Además de fracturas en el rostro el impacto provocó una acelerada acumulación de líquido en el abdomen que obligó su derivación a Buenos Aires. Se sucedieron estudios, punciones, temores y finalmente una única alternativa: trasplante no sólo de hígado sino también de riñón. Leonel había cerrado sus libros «porque ingeniero podría ser después pero la vida de su madre era la prioridad» y viajó junto a ella para ser donante de hígado.

Pero esto no bastaba. Además los médicos opinaron que era muy jovencito para una intervención semejante que no solucionaría totalmente el problema. Fue así que en la mañana del 29 de noviembre del año pasado Elisabel encabezó la lista del Incucai por un doble trasplante. Un día antes que se cumplieran los dos meses el teléfono la despertó de madrugada. Era el jefe de Hepatología del Italiano, el rionegrino doctor Gadano, quien del otro lado le preguntó con calma «¿estás en Viedma?». Elisabel que no se había movido de Buenos Aires tardó menos de lo habitual en llegar al hospital cumpliendo con la recomendación «no tomés nada venite a sacar sangre». Con el resultado de esa muestra el mismo médico se subió al avión del Incucai rumbo a Mendoza. Sólo le adelantó que podía ser posible el doble trasplante y que a las siete de la mañana volviera por más estudios. «Caro estoy muy asustada» atinó a decirle a la médica residente del área de diálisis, quien la dejó sin posibilidades de continuar la charla con un sincero «yo también».

El resto fue todo muy rápido y un largo sueño del que, como en los cuentos, se despertó y su realidad había cambiado. Atrás quedaba la diálisis y sobre todo el temor por el mañana. La carita sonriente de Leonel al abrir los ojos después de 12 horas de quirófano fue un tierno pellizco terrenal.

Un rechazo al trasplante de riñón y luego otro al de hígado no agotaron la energía de Elisabel, a pesar de su diminuta figura y cuya delgadez apenas llevaba la marca de la balanza a los 33 kilos al salir del hospital.

Todas las fuerzas están puestas para seguir en la recuperación pero también para trabajar por la concientización en la donación de órganos. Ella es un vivo ejemplo de ello que no se cansa de agradecer a la familia que a pesar del dolor de la pérdida de un ser querido le regaló la posibilidad de nacer de nuevo.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora