Emergencia hídrica por la bajante del lago



#

Villa El Chocón fue la primera en alertar sobre la situación.

NEUQUÉN (AN).- Los municipios de Picún Leufú y Villa El Chocón declararon la emergencia hídrica por los inconvenientes que les ocasiona la bajante del lago Exequiel Ramos Mexía y que obliga a realizar cortes rotativos del servicio o clorados especiales del líquido. La primera comuna en declarar la emergencia hídrica fue Villa El Chocón hace cerca de dos meses. Su intendente, Nicolás Di Fonzo, explicó que “el lago está tan bajo que el sector donde está la toma de agua se llenó de algas y cuando florecieron generaron una ola de casos de diarrea que nos fue alertada por el hospital y por eso se resolvió declarar la emergencia”. El jefe comunal explicó que “el suministro de agua se mantiene pero hicimos trabajos especiales reforzando el cloro que se le coloca a informando a la población de este inconveniente”. Di Fonzo advirtió que “esta situación no quiere decir que el agua está contaminada, pero sí le recomendamos a quienes tengan dudas que para una mayor precaución hiervan el agua que van a beber”. En Picún Leufú no tuvieron la misma suerte y el agua directamente escasea. “La bajante del lago deja las bombas casi sobre la superficie del agua por lo que desde hace varias semanas se están realizando cortes rotativos de suministro en la localidad, para que al menos por algunas horas del día, todas las casas reciban agua potable”, indicó el intendente Clemente Casamajou. La salida de servicio de las bombas de captación de Picún Leufú es una triste constante en los últimos años, que llegó incluso a dejar sin suministro a la localidad por varias semanas años atrás. En esta oportunidad, luego de que se planteara la posibilidad de unir la toma de agua al sistema de riego La Picasita, finalmente se resolvió un programa de emergencia en conjunto con el gobierno provincial, cuya obra fundamental está previsto que se inicie en dos semanas. “Nosotros preparamos un proyecto ejecutivo para cambiar el punto de captación de la actual localización a unos 600 metros más abajo, hacia el lecho del río, lo que nos daría la garantía de pasar bien el verano”, indicó Casamajou y detalló que “la obra tiene un costo de 600.000 pesos que ya se comprometió el ministerio de Economía a aportar, y a la que en algún momento habrá que completar con un trabajo integral de cambio del sistema que sabemos demandará una inversión de unos 10 millones de pesos”.


Comentarios


Emergencia hídrica por la bajante del lago