Emocionado llamado del Papa en Siria a la paz en Medio Oriente

Continúa su peregrinación tras los pasos del apóstol San Pablo. Se producirá la primera visita de un pontífice a una mezquita.



DAMASCO (Reuters) – El Papa Juan Pablo II comenzó ayer una histórica visita a Siria con un emocionado llamamiento a Israel y a sus vecinos árabes para que conviertan “el temor en confianza” para acabar con décadas de conflictos armados en Oriente Medio.

Su peregrinación, siguiendo los pasos del apóstol San Pablo, que ya marcó un hito histórico por su gesto de reconciliación con la Iglesia Ortodoxa en Grecia, incluirá la primera visita de un Papa a una mezquita musulmana. Al darle la bienvenida en el aeropuerto de Damasco, el presidente Bashar al-Assad acusó al estado judío de Israel de violar la Justicia, ocupando tierras árabes y atacando sitios sagrados cristianos y musulmanes.

En respuesta, el Papa exhortó a todas las partes del conflicto árabe-israelí a cambiar su actitud y buscar una paz duradera.

“Mi peregrinación es también una ardiente oración de esperanza”, dijo el Papa, que mañana rezará por la paz en una localidad siria en las Alturas del Golán, cerca de la frontera con Israel. Más de 1.500 estudiantes ondeando banderas sirias y papales se congregaron en el aeropuerto cantando: “Te queremos, Juan Pablo” y “Siria da la bienvenida a su Santidad”.

“La paz esté con todos vosotros”, contestó el Papa en árabe.

Tras un pequeño descanso, el Sumo Pontífice tuvo una entrevista privada de 20 minutos con Assad en el palacio presidencial en la cual el dirigente sirio habló de la historia de la Cristiandad en Siria, dijeron fuentes vaticanas.

La agencia estatal siria Sana dijo que el Papa expresó a Assad que “Siria sigue siendo joven en la Historia y que hoy está dirigida por un joven” y que “por ello todo el mundo espera mucho del país”. El Papa compartió sus primeras oraciones en Sira con los obispos grecoortodoxos en la antigua iglesia bizantina de Mariyamiya, donde se alberga una valiosa colección de iconos del siglo XVIII.

Fuera de la iglesia, localizada en el barrio cristiano del viejo Damasco, el Papa recibió una tumultuosa bienvenida de una entusiasta multitud en actitud festiva, en contraste con la polémica visita a la Grecia ortodoxa.

La ferviente multitud rompió el cordón de seguridad alrededor del vehículo papal, con el deseo de tocarlo para recibir su bendición. Las fuerzas de seguridad tuvieron que empujarles para dejar paso a un aparentemente cansado Papa en la iglesia.

“Es como un sueño hecho realidad. Hemos estado esperando su visita por mucho tiempo”, dijo Nadia Laham, una anciana.

La delicada peregrinación del Papa le llevará a la demolida ciudad de Quneitra, que Israel devolvió en 1974 tras haber la capturado junto con el resto de los Altos del Golán en la Guerra de los Seis Días de 1967.

El Papa concluyó su viaje a Grecia apelando el sábado a la comunidad católica del país a favorecer la unidad de los cristianos. El Pontífice lanzó su llamamiento durante una misa celebrada por la mañana ante unos 15.000 fieles, en un país que no tiene más que unos 200.000 católicos. Durante la ceremonia, Juan Pablo II dijo que todos los cristianos debían mostrar “pasión” por la unidad entre todas las ramas de la cristiandad oriental y occidental.

Arafat reclama una cumbre

Gaza (Télam-SNI).- El líder palestino, Yasser Arafat, afirmó ayer que es necesario que se celebre una nueva cumbre para discutir las conclusiones del informe de la Comisión Mitchell sobre la violencia entre israelíes y palestinos.

Arafat, que formuló estas declaraciones al regresar a su residencia en la ciudad de Gaza tras una ausencia de casi dos meses, pidió para ello una convocatoria de los países que participaron en octubre del año pasado en la “cumbre” de Sharm el Sheij (Egipto). “Conforme a lo que fue acordado, el informe debe ser discutido durante otra cumbre en el mismo lugar, por lo que es necesario convocar una nueva cumbre”, declaró Arafat

Después de la entrevista celebrada por la mañana entre Arafat y el presidente egipcio, Hosni Mubarak, el ministro egipcio de Información, Safuat al Cherif, dijo que el líder palestino reclamaba una reunión de las partes presentes en la cumbre de octubre de 2000 para analizar el informe de la Comisión Mitchell, “sin hablar de cumbre”. Arafat expresó su conformidad con las primeras conclusiones de la Comisión Mitchell -que investigó las causas y las circunstancias en que estalló hace siete meses la “Intifada”-, y pidió que se apliquen las medidas que propone.

Según lo que trascendió a la prensa del borrador del informe, entregado ayer por Estado Unidos, a israelíes y palestinos, la Comisión recomienda a Israel que “evacúe sus tropas de la fronteras de Cisjordania y Gaza, se abstenga de abrir fuego contra los manifestantes palestinos desarmados y ponga fin a la expansión de los asentamientos judíos”.

Pedido por la unidad de los cristianos

Damasco (EFE).- El Papa Juan Pablo II insistió ayer en la unidad de los cristianos y abogó ante los líderes de las Iglesias cristianas presentes en Siria para llegar a un acuerdo firme y definitivo para que católicos y ortodoxos celebren la Pascua en la misma fecha, como ocurrió este año.

“Nuestros fieles insisten para que la celebración de la Pascua no sea más un factor de división”, dijo el Pontífice ante el patriarca griego-ortodoxo de Antioquía, Ignace IV Hazim; el patriarca sirio ortodoxo de Antioquía, Ignace I Zakkas Iwas; y el patriarca griego melquita (católico) Gregorio III Laham. Debido a los diferentes calendarios utilizados por católicos y ortodoxos (el gregoriano y el juliano), la Pascua en general no coincide.

Los católicos, que siguen el gregoriano, la celebran diez días antes que los ortodoxos, que se guían por el calendario de Julio César.En algunos años, como el actual, la Pascua coincide en las fechas, lo que ha dado pie a Juan Pablo II para insistir en esa unificación, un paso más hacia la unidad de todos los cristianos, que es lo que persigue y por la que aboga en todas las ocasiones en que se reúne con los hermanos ortodoxos.

El encuentro de ayer se celebró en la catedral greco-ortodoxa de la Dormición de la Virgen María, conocida en Damasco como la “Mariana”, de la que se tiene noticia desde el siglo II.


Comentarios


Emocionado llamado del Papa en Siria a la paz en Medio Oriente