Emociones mezcladas

Epico triunfo de Raikkonen en Japón, pero ahora Renault es líder del Mundial.



McLaren-Mercedes vivió ayer uno de sus momentos más dulces del año al conquistar el Gran Premio de Fórmula 1 de Japón con una espectacular carrera de Kimi Raikkonen. “Creo que esta fue una de las mejores carreras de mi vida”, dijo entusiasmado el finés. Tenía razones para la euforia. Su remontada fue espectacular ya que después de salir en el último lugar de la grilla y adelantar en la última vuelta al italiano Giancarlo Fisichella, Raikkonen cruzó la línea de meta y la hazaña quedó consumada. Pero no sólo Mc Laren-Mercedes festejó en el circuito nipón. El equipo Renault, con el segundo puesto de Fisichella y el tercer lugar del flamante campeón del mundo, el español Fernando Alonso, superó a las ‘flechas de plata’ en el campeonato de constructores, a sólo una fecha para el cierre de la temporada. Raikkonen cruzó la meta golpeando con los puños el volante. Apenas frenó, saltó de su auto y se sumergió en un festejo desatado tras el sexto triunfo consecutivo de McLaren y el décimo sobre 18 carreras. Su maniobra de adelantamiento a Fisichella en la última ronda fue de los mejores momentos de la temporada, y le permite a McLaren- Mercedes seguir soñando con un título de constructores que se definirá el próximo domingo en Shanghai. Renault tiene ahora la delantera, con 176 puntos contra 174 de McLaren. “Fue digno de Hollywood, una carrera de locura, uno de los puntos culminantes en la historia de McLaren-Mercedes”, dijo con euforia el jefe deportivo del equipo Norbert Haug. “No se ve con mucha frecuencia una remontada como esa”, elogió también el jefe deportivo de BMW, Mario Theissen. Mucho más amargo fue el día para Michael Schumacher, que partió de la 14ª posición y sólo pudo ser séptimo. “Hace rato que no libro duelos con otro coche. La diversión se reduce”, se lamentó el alemán.


Comentarios


Emociones mezcladas