Emociones y ansiedades



Con lágrimas en los ojos, medio centenar de ex trabajadores recorrieron junto a los funcionarios presentes las históricas instalaciones de COMSAL que durante más de treinta años fueron pilar fundamental de la economía local. Los emocionados obreros que acompañaron al funcionario no dejaron de mostrar su ansiedad ante anuncios más concretos. Preguntaron cuándo sería la reapertura y también sí había respuestas a sus pretensiones de poder cobrar las acciones que han mantenido desde que cerró la cooperativa.

El funcionario se excusó de dar precisiones sobre ese tema netamente interno, pero los propios directivos de la firma que continúan manteniendo los talleres en regular estado e intentan hacer que esa potencial fuente de empleo no caiga en el olvido, aclararon que la prioridad es que la cooperativa vuelva a trabajar. “Una vez que esté de nuevo en funcionamiento se podrá cobrar y esto puede empezar a moverse eficientemente”, dijeron algunos de los responsables de conducir a los destinos de esta cooperativa dormida.

El propio Néstor Torres, asesor legal de los socios desde hace treinta años, ratificó que la necesidad urgente es que la Cooperativa tras estos 15 años de parate y sufrimiento para sus socios, pueda volver a desarrollar su trascendente tarea. (ASA)


Comentarios


Emociones y ansiedades