Empieza el juicio por destrozos en una marcha

Los imputados son dirigentes de ATE. Provocaron incidentes frente a la sede de Repsol y en la casa de Chrestia. Fue en junio del 2000, el día en que falleció la docente Silvia Roggetti, accidentada en una escuela. Los responsables de la muerte nunca fueron identificados, pero los cabecillas de la protesta sí.



NEUQUEN (AN)- Por primera vez en esta capital, un grupo de dirigentes sindicales que participaron de una protesta social serán sometidos desde hoy a juicio oral y público. Son seis imputados, a los que se acusa de provocar destrozos en la sede de Repsol y en la casa de la ex presidenta del Consejo Provincial de Educación, Graciela Chrestia, durante una marcha de repudio por la muerte de la docente Silvia Roggetti, el 9 de junio de 2000.

La conducción de la CTA llamó a un paro general con movilización hacia la sede de la Cámara Criminal Segunda, en Yrigoyen 155, donde a las 9 comenzará el juicio que insumirá por lo menos tres días. Se prevé un fuerte operativo de seguridad y un control estricto de quienes ingresarán a la sala de audiencias, cuya capacidad es limitada.

Los imputados son Damián Morales, Ernesto Panguilef, Sergio Vázquez, Luis Rivera, Roberto Enrique Villalba y Gabriel Borrini, todos integrantes de las comisiones directivas de ATE en Cutral Co y Zapala. Están acusados de graves delitos, como "agrupación para la coerción ideológica, daño agravado reiterado, violación de domicilio e incendio" (ver aparte).

Esta causa llega a juicio luego de una larga y compleja investigación, y las principales pruebas contra los acusados son los videos filmados durante los incidentes.

El 9 de junio de 2000 hubo una masiva marcha en Neuquén en contra de la prórroga de la concesión del yacimiento Loma La Lata. Durante su desarrollo, los manifestantes se enteraron del fallecimiento de Silvia Roggetti y se desató el caos.

Roggetti, se 29 años, era profesora de educación físic en la escuela 197, que estaba en refacción. Las obras convivían con el dictado de clases generando un peligro sobre el cual la docente había advertido en reiteradas oportunidades sin ser escuchada.

Una tarde, Silvia cruzó el patio de la escuela -estaba preparando su clase- y se clavó un saliente de malla cima en el ojo derecho. Fue víctima de una inseguridad que se padece puertas adentro de las escuelas y que recién ahora se está debatiendo con fuerza en algunos ámbitos.

Después de permanecer varios días internada en grave estado, su cuadro se complicó y falleció justo cuando se desarrollaba la masiva marcha.

La indignación de sus compañeros se tradujo en destrozos en la casa de Chrestia,

Nota asociada: Paro y movilización de la CTA Los acusan de graves delitos

Nota asociada: Paro y movilización de la CTA Los acusan de graves delitos


Comentarios


Empieza el juicio por destrozos en una marcha