Empieza la mediación comunitaria en Neuquén

Desde el próximo miércoles, 70 personas actuarán como árbitros entre vecinos.



NEUQUEN (AN).- Ruidos molestos, derrames de agua, caños rotos, malos olores, medianeras corridas y perros sueltos. En estos conflictos, habituales entre vecinos y presentados a la Defensoría del Pueblo, podrán intervenir a partir del miércoles los mediadores comunitarios, que buscarán acuerdos de convivencia.

Se trata de una experiencia inédita en la ciudad de Neuquén, aunque probada en otras localidades con resultados exitosos para prevenir y resolver problemas entre los pobladores de un vecindario.

Por lo general son conflictos que suelen acabar en ruptura de diálogo, agresiones -físicas o verbales- y en planteos judiciales de trámite largo y costoso que por lo general no restablecen las buenas relaciones.

La gran cantidad de presentaciones de este tipo planteadas a la Defensoría del Pueblo impulsó a su titular, Blanca Tirachini, a facilitar un ámbito nuevo en la ciudad de Neuquén, el Centro de Mediación Comunitaria.

Organizó un curso de 40 horas que finalizó en septiembre y al que concurrieron más de 100 aspirantes cuando el cupo máximo previsto era 40. La amplia respuesta a la convocatoria fue una muestra del gran interés que tiene la población en resolver sus entredichos de un modo no convencional.

Al acabar el curso, 70 personas se registraron para desempeñar el rol y luego fueron entrevistadas una por una, en forma personal.

El Centro de Mediación Comunitaria funcionará tres veces por semana, de 15 a 17, los días lunes, miércoles y viernes, en la sede de la Defensoría del Pueblo ubicada en diagonal 9 de Julio 253.

Tirachini consideró que cada sesión de mediación demandará dos horas promedio. La concurrencia de los vecinos no es obligatoria por lo cual, confirmada la asistencia, recién entonces se procederá a elegir a los mediadores por sorteo. Su tarea es voluntaria y gratuita. En la primera etapa, hasta la consolidación de este sistema, trabajarán de a dos para responder con mayor eficacia a posibles imprevistos en las sesiones.

En el proceso habrá papeleo para llenar: la solicitud del servicio de mediación, donde se registran los datos del solicitante y del convocado, además de una síntesis del caso. Otro de confidencialidad, en el que tanto los vecinos y los mediadores se comprometen a guardar reserva de todo lo que se diga y se comente en las reuniones. El mediador estará relevado de cumplir la regla ante la evidencia de violencia contra menores o delitos.

Si de la mediación concluye la resolución del conflicto, sea total o parcial, se firmará un acuerdo que tendrá el valor de un acuerdo extra oficial, y podrá ser presentado para su homologación ante un juez o una autoridad administrativa. “Una mediación es exitosa si los vecinos concurren, pues esa actitud significa que hay interés” en mejorar la convivencia, dijo Tirachini.

Remarcó que la reanudación del diálogo es clave ya que “no ganamos nada resolviendo un problema si al poco tiempo erupciona un conflicto nuevo”.

Por esta razón, prosiguió, la función de los mediadores comunitarios “no es arbitrar una solución sino facilitar la comunicación entre vecinos, lo único que evitará la recurrencia de problemas de convivencia evitables”.

“Un proceso recíproco”

NEUQUEN (AN).- “La mediación comunitaria es un proceso recíproco y cooperativo de resolución de conflictos. Su propósito es colaborar con las partes, a través de un procedimiento informal, sin los costos en tiempo, dinero y esfuerzo que llevaría un proceso judicial”.

Esta característica está contenida en el reverso del formulario de convocatoria a los vecinos en pugna para que sepan claramente de qué se trata y que no tienen nada qué perder con probar.

Indica claramente que el mediador no impone soluciones -a diferencia de la mediación judicial- sino que colabora para que las partes elaboren la solución de su disputa. “De lo que se trata -repitió Tirachini- es de recomponer las relaciones e iniciar una nueva etapa de diálogo y de convivencia”.

En el último mes y medio, la Defensoría del Pueblo acopió numerosas presentaciones que plantean conflictos graves de convivencia.

Esta situación adelantó la fecha de inicio del sistema, previsto para marzo del 2001: los mediadores comunitarios intervendrán en 15 casos urgentes.


Comentarios


Empieza la mediación comunitaria en Neuquén