Diseñadores que no conocen límites de ningún tipo

Designo Patagonia produce en Bariloche y sus creaciones llegan al país y el mundo. Tiene premios internacionales en su haber.

12 jul 2018 - 00:00

Para los diseñadores industriales Martín Sabattini y Manuel Rapoport, la Patagonia es una “tierra plena de viento, cielo, desierto y montaña nos da un amplio vocabulario en materiales: las piedras pulidas por los ríos de la cordillera, las maderas de la lenga, el radal y el ciprés, las tejuelas de antiguas construcciones o el cuero de cordero de la estepa”.

Este sur-sur también es para ellos “tierra de historias sorprendentes donde conviven pueblos originarios, descendientes de pioneros e integrantes de diversas colectividades. Toda una riqueza que se manifiesta en nuestro trabajo: desde muebles contemporáneos, luminarias o accesorios de decoración, hasta objetos únicos”.

Esta filosofía de ellos la podemos ver plasmada desde Designo Patagonia, el estudio que ambos tienen desde hace años en Bariloche donde experimentan, investigan y producen diseño de mobiliarios, luminarias, objetos del hábitat y mobiliarios urbanos.

Desde su sitio destacan que “tenemos una concepción optimista del diseño argentino, de su valor estético y social como medio de afirmación de nuestra cultura. Para ello, creemos en la utilización de tecnologías más apropiadas a nuestra realidad, en la revalorización de los recursos materiales de la región y en el cuidado del medio ambiente. Consideramos fundamental recuperar, conservar y potenciar los conocimientos y el “saber hacer” de nuestra gente, incorporándolo al diseño regional”.

“Río Negro” dialogó con Manuel para actualizar la trayectoria de Designo Patagonia, un centro que parece no conocer límites creativos ni geográficos, pues sus productos pueden estar tanto en los hoteles Design Suites Bariloche, Calafate y Salta, Llao-Llao, Tunquelén, Winery Boutique y Correntoso Lake & River como en Europa y Estados Unidos.

–¿En qué anda ahora Designo Patagonia?

–Con muchos pedidos de nuestros productos de catálogo pero sobretodo con trabajos a medida, llámese muebles especiales para amoblar algunas casas u oficinas de Bariloche (mesadas, barras, cavas, escritorios, entre otros). Puntualmente terminamos un proyecto muy lindo con el Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico donde desarrollamos una línea de muebles escolares de madera para ser fabricados y usados en Tierra del Fuego. Son mayormente hechos de lenga (un recurso natural renovable del lugar) y en este momento están en fase de producción. Estamos contentos con el resultado, son ergonómicos, prácticos, resistentes, y pueden ser un impulso para el sector mueblero de la isla y a la vez un mobiliario de calidad para los alumnos.

–¿Cómo fue la evolución de este emprendimiento?

–Nosotros arrancamos allá por el 2002 diseñando y produciendo nuestros propios productos. Buscábamos usar los recursos que estaban al alcance de la mano... maderas de la zona, piedras, cuero, tejuelas de alerce descartadas de viejos edificios... y así fuimos armando un amplio catálogo de productos. Con el tiempo nos fuimos diversificando y haciendo proyectos paralelos como dando capacitaciones al sector artesanal, desarrollando productos con reciclado de materiales, ofreciendo servicios de diseño para la municipalidad de Bariloche, específicamente diseño de espacios públicos.

¿Cómo ven el panorama del diseño en la región?

–Lo vemos empezando a tener impulso. Cada vez hay más diseñadores y arquitectos entusiasmados. Somos optimistas en la construcción de una identidad patagónica. Es muy importante ser sensibles a nuestro territorio y a nuestra gente, a las tradiciones artesanas, a los viejos/sabios que hay por aquí. No con una mirada de replicar el pasado sino de construir un futuro que nos identifique. Para esto todas las profesiones proyectuales tienen que ser sólidas en ideales y permeables a la colaboración y el aprendizaje. No hay que dejarse llevar por la cultura de lo superficial, de la mala calidad, de los materiales ordinarios. Tampoco creemos que tenga sentido separarnos solo porque somos de provincias distintas. Somos una eco-región con una fuerza descomunal, no hay que desgarrarla en pedazos.

–¿Se puede vivir del diseño en la región?

–Hace 16 años que subsistimos a base de ser constantes y fieles a una idea, innovando en el diseño, diversificando nuestra economía.

–¿Cómo viven el arte de recuperar y reciclar madera? ¿Qué es la madera para ustedes?

–Es algo fundamental insistir en aprovechar un material tan noble y cargado de simbología, de hecho es uno de los materiales que mejor transmiten su carga histórica. Todos los significados que lo acompañan debido a su origen, su naturaleza cálida y sensible al ambiente.

–¿Cómo funciona la dupla en el emprendimiento, qué hace cada quién?

–Somos un equipo y como tal nos complementamos bien, cada uno cumpliendo su rol pero entendiendo el del otro para poder sumar cuando es necesario.

–En el mundo son conocidos y premiados...

–Sí, bueno, hemos ido a muchas ferias, algunas internacionales como la de Milán o la de Londres, todas siempre nos han dejado cosas positivas, a veces no tanto como lo que esperás. A veces uno se hace falsas expectativas. Con el tiempo se va aprendiendo, y vas encontrando dónde poner la energía, si en un concurso, si en una feria o si en desarrollo de productos innovadores.

–¿Qué desafíos se plantean hoy?

–Por un lado estamos tratando de afianzar la exportación de nuestros productos. También empezamos a trabajar con diseñadores externos incorporando proyectos que concuerdan con nuestra filosofía, es una línea interesante que nos entusiasma mucho.

–¿Dónde trabajan, en el día a día, en Bariloche?

–Tenemos un estudio que le decimos “El Gabinete” que es una micro cabaña. Y un taller de 45m2 que llamamos “La Nave” ahí producimos, pintamos, tapizamos, damos terminación.

Sofisticados. Emprendedores. Colaborativos. Estas características han hecho de la dupla de Designo Patagonia un centro imprescindible para la experimentación y producción del diseño en este sur-sur que vivimos.

Más info

designopatagonia.com.ar

Rapoport y Sabattini son optimistas en relación a la construcción de una identidad patagónica en el diseño que se piensa y hace desde hace años.
Charla en Roca en octubre próximo
Manuel y Martín están entusiasmadísimos con la charla-taller que brindarán en octubre próximo a los estudiantes que cursan Diseño en la Universidad Nacional de Río Negro, en Roca. “Nos da mucha alegría empezar este vínculo con esta universidad pública que tiene la región”, comentaron. Con eventos abiertos de este tipo esta facultad afianza aún más sus vínculos con los estudiantes y público en general.
Quién es quién por ellos mismos
Manuel, oriundo de de Bariloche, se recibió en la Universidad Nacional de Córdoba, donde también cursó la maestría de gestión ambiental. Antes de emprender el proyecto de Designo vivió en Barcelona, donde trabajó para dos estudios de diseño y arquitectura. Es escalador “deportivo” por naturaleza.
Ma rtín, cordobés de nacimiento pero patagónico por opción, se recibió en la Universidad Nacional de Córdoba con una investigación sobre el aprovechamiento y revalorización de la madera de algarrobo como recurso de desarrollo de zonas marginales en Traslasierra. Esa experiencia marcó la vinculación sostenida con proyectos de apoyo en Diseño Industrial a artesanos, carpinteros y centros experimentales de Córdoba y la Patagonia. Pescador.
En la región
y el mundo
Los productos de “la familia Matera” recibió el Sello del Buen Diseño otorgado por el Ministerio de Industria de la Nación 2013. Hoy, muchísimos de sus productos se exportan a EE.UU. y Holanda. En Argentina, se distribuyen en distintos locales de Buenos Aires, Córdoba, Rosario, San Martín de los Andes, Villa La Angostura y Bariloche .

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.