Empresarios ponen fin a las negociaciones y peligra la llegada del subsidio

Si bien las rutas quedaron liberadas ayer para todos, menos para los camiones con frutas o insumos para el sector, los empresarios pegaron el portazo y anunciaron el fin de las acciones en busca de normalizar la comercialización interna y externa. En tanto, la falta de acuerdo pone en riesgo la llegada del subsidio y la implementación del programa anunciado.



Los empresarios frutícolas nucleados en la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados pusieron fin ayer a las negociaciones en busca de normalizar la comercialización de frutas en los distintos mercados.

Responsabilizaron a los productores y al gobierno por los daños ocasionados durante los 11 días que se mantuvieron cortadas las rutas.

Anoche se conoció que el buque Perl Reefer, de bandera rusa, que debía llevar 4.500 pallets de fruta, se volvió sin carga, completamente vacío. Cargará cítricos en el Puerto de Buenos Aires. La mercadería de este vapor era de Frutícola San Miguel, PAI y Patagonian Fruits.

La falta de acuerdo pone en peligro el otorgamiento del subsidio de 16 millones, es decir los 10 anunciados originalmente, los 6 que sumó el gobernador Verani en un intento por destrabar el conflicto y los 4 millones en planes Trabajar.

Como el "Acuerdo de Competitividad" fue concebido por la Nación como un paquete de medidas para la fruticultura, ayer se daba por descontado que la falta de entendimiento entre los productores y los empresarios podía hacer caer la llegada de los subsidios y del amplio programa anunciado para el sector. El concepto que se manejaba ayer en Economía de la Nación era que sin acuerdo no habría ningún beneficio de los anunciados oportunamente.

Los ejecutivos integrados en la CAFI, tras una larga reunión que mantuvieron ayer, dieron prácticamente por hecho el cierra de la temporada hacia ultramar. Quedaron pendientes algo más de dos millones de cajas de peras y manzanas a la espera de ser embarcadas con ese destino.

Las pérdidas económicas, por esta larga protesta, ascienden a los 20 millones de pesos.

De este modo, los diez buques que están en el puerto se volverían vacíos, con las consecuencias que para los exportadores y toda la actividad eso trae aparejado.

Asimismo, se supo que en la reunión de los empresarios se oyeron expresiones de malestar por el accionar del gobernador Pablo Verani y sus "fogoneos en Interior en busca de ventajas, pero para su gobierno".

También se describió el clima de hostigamiento desde algunos sectores de los manifestantes y el temor a las represalias ante los intentos de presentar un recurso de amparo a la Justicia para permitir el paso de la fruta hacia los mercados.

Ayer, intentando descomprimir esta crítica situación, el ministro José Luis Rodríguez mantuvo una reunión con el presidente de la Federación de Productores, Luis Mesquín, pero poco fue lo que se avanzó en la misma.

Los productores presentarán en las próximas horas un escrito a la CAFI y CINEX en donde solicitan que se detalle el precio que se va a pagar por la fruta entregada, como así también los destinos y cotizaciones obtenidas por la venta en los mercados.

La Cámara Argentina de Fruticultores Integrados difundió un comunicado , en el que sostienen que "las medidas de fuerza adoptadas, que no permiten el normal funcionamiento de la economía regional, sólo lograron agravar la situación del complejo frutícola. La disminución de los ingresos, inminente ruptura de la cadena de pagos, pérdida de mercados, falta de credibilidad de los compradores por incumplimiento de los programas de ventas, afectan al sector de la producción y a toda nuestra economía regional, permitiendo el acceso del resto de los competidores en el mercado interno y externo".

Los empresarios agregaron que "los distintos sectores público y privado, deberán asumir las responsabilidades que le competen sobre las consecuencias económicas y sociales que estas medidas de fuerza han ocasionado sobre toda la región".

En el mismo comunicado, sostuvieron que "ante esta situación, caracterizada por la falta de un marco jurídico que permita desarrollar normalmente nuestra actividad, la voluntad de no generar enfrentamientos no deseados entre los sectores que componen el complejo frutícola, habiendo agotado todas las instancias posibles para mejorar la situación del productor primario y la imposibilidad de ejercer nuestros derechos constitucionales, el sector productor integrado no realizará más acciones con el objetivo de normalizar la comercialización a los mercados externo e interno".

Ayer, los productores concretaron la anunciada tregua y despejaron las rutas de la región. Sin embargo, tal como lo habían resuelto, no permitieron el paso de camiones con fruta o insumos para el sector. De este modo continuó la paralización total del puerto rionegrino de San Antonio Este. En todos y cada uno de los festejos el clima fue de mucha cautela, dado que los productores esperan una respuesta favorable para el domingo a la noche. De no ser así volverán a cortar.

También los chacareros de Plottier aceptaron la tregua y se quejaron porque el gobierno neuquino se "desentendió" del problema. Adelantaron la misma postura que el resto de las cámaras. Si hasta el lunes no hay respuesta, volverán a cortar.

En Cipolletti, donde el sector que está en la rotonda no integra la Federación, también flexibilizaron las medidas y dejan pasar los vehículos, con las mismas restricciones que en el resto de los piquetes. Allí hubo acto por el 25 de Mayo y hasta bailaron.

(AR, AV y AA)

Cipolletti abrió el paso

CIPOLLETTI (AC).- Los puentes se liberaron y los automovilistas pudieron pasar ayer sin inconvenientes por las rutas 22 y 151, en Cipolletti. Los productores permanecieron toda la jornada asentados en el parque de la rotonda, sin interferir en la normal circulación de los vehículos.

El hecho más destacado en este sector fue el acto por el 25 de Mayo que se realizó desde alrededor de las 16. Varios sectores acompañaron a los chacareros cipoleños, que el lunes cumplirán un mes de protesta. Durante toda la tarde compartieron música, baile, mate cocido y bollitos.

El productor Carlos Carrascós dijo anoche que seguirán "tratando de resolver el mejor paso para continuar esto".

En tanto, el intendente Arriaga consideró "importantísimo" ayer el principio de solución del conflicto que se vivió en todos los piquetes. "La región no daba más en estas condiciones, con rutas cortadas, con la producción paralizada, con las empresas que quedan en pie tambaleando", dijo.

El jefe comunal cipoleño recordó que él nunca estuvo de acuerdo con los cortes de ruta y que tampoco lo está ahora.

"Estamos todos al borde del abismo. Nadie puede tomar una decisión sectorial para cortar rutas porque dentro de poco van a venir los representantes de los kioscos y van a cortar las rutas. Tal vez su reclamo sea justo, pero el costo que tiene para la región es altísimo. Hay muchísima gente que está muy mal", opinó.

-¿Y desde el gobierno provincial no hay nada por hacer? -se le preguntó ayer en rueda de prensa.

-"No sé. No sé. No estoy en el gobierno provincial" -respondió.


Comentarios


Empresarios ponen fin a las negociaciones y peligra la llegada del subsidio