Empresas que concentran personal multicultural



Nora B. Socolinsky (*)

Representantes chaqueños, santiagueños, mendocinos… de todas y cada una de las provincias son atraídos a las empresas petroleras, grandes constructoras distribuidas en distintas partes del país. Algunos vienen del calor, otros del frío, algunos de lugares donde la siesta es el parate obligado y otros que están acostumbrados a comer casi de parado y no regresar a la casa hasta el atardecer. Algunos llegan solos, por la suya, esperando oportunidades. Otros, pasan por procesos de selección previa en sus lugares de origen o en Buenos Aires. Algunos llegan con la pareja o la familia… Otros… ¿Qué tienen en común? El desarraigo, la soledad, la ilusión de futuro promisorio… y la necesidad imperiosa de hacer un esfuerzo enorme para adaptarse a un medioambiente muy especial, diferente de lo conocido y, en simultáneo, de la cultura de la empresa a la que ingresa. El de la zona conoce de clemencias e inclemencias propias del lugar… Los nuevos… si encuentran el espacio propicio, se apoyan entre ellos buscando lenguajes comunes en salidas poslaborales o se encierran “en las casas”. Los riesgos son muchos y conocidos: depresión, adicciones, estrés laboral entre otros… Si se investiga un poco más sobre “la foto” se verá que una gran parte de las empresas, al menos actualmente, tiene oficinas en otros lugares desde donde se gestionan las compras, se maneja el intercambio con los clientes, se hacen las ventas. Si habitualmente los desencuentros en las organizaciones entre ventas y producción o compras y producción son los clásicos en las empresas donde a veces estas áreas están distanciadas por un pasillo o una cuadra, en este encuadre se convierte en el superclásico: Los de producción tienen la percepción de que se olvidan de ellos, porque están lejos. Esta visión suele derivarse de, por un lado, la propia sensación de aislamiento y por desconocimiento (informativo y vivencial) de cómo son los procesos: se hace mucho más dificultosa la comunicación a la distancia. Al personal que maneja ventas, compras y otros procesos desde oficinas lejanas le es sumamente complicado entender lo que le pasa a su colaborador del “otro lado del teléfono”, que parece no entender ni cómo mandar las especificaciones para poder hacer los pedidos requeridos y que la magia de que los insumos lleguen en forma inmediata… no existe. Todo pareciera difícil, gris… Sin embargo, es posible generar muchísimas acciones para que aumenten las condiciones motivantes en el medio y disminuyan los factores de riesgo. Las mismas deberán tener como objetivos centrales tanto aprendizajes requeridos para el desempeño laboral (comunicacionales, equipo, calidad, etc.) como la integración multicultural, la cohesión grupal, el desarrollo de conductas empáticas, la capacidad de expresar necesidades. Complementariamente, con liderazgos capaces de direccionar las miradas de todos los colaboradores en puntos comunes, más allá de las diferencias, generará que el desafío personal inicial tenga la posibilidad de convertirse en un desafío compartido. Para cada situación… una línea de solución. (*) Consultora organizacional


Comentarios


Empresas que concentran personal multicultural