En busca del primer puesto

El equipo argentino enfrenta a Venezuela en el cierre de la cuarta jornada.



En busca del primer puesto. Después de los cómodos triunfos iniciales, el seleccionado argentino buscará esta noche dar un nuevo paso en la “Copa de las Américas” cuando se enfrente a Venezuela, en el cierre de la cuarta jornada del Grupo B del Premundial.

Argentina, líder invicto del grupo, jugará desde las 22 en el estadio “Ruca Che” y el partido será televisado en directo por ESPN.

La clasificación a la segunda fase nunca estuvo en duda, porque de los cinco equipos del grupo cuatro pasan a la siguiente ronda, donde se producirán los cruces con los cuatro conjuntos clasificados del A.

Argentina debutó con el triunfo 103 a 63 ante Uruguay y antenoche le ganó al juvenil equipo de Estados Unidos por 108 a 69, dos marcadores que evidencian con claridad la superioridad plasmada en la cancha.

El equipo venezolano aparece como un rival más duro, con hombres experimentados (es el plantel más veterano del torneo con seis jugadores mayores de 30 años) y que vino reforzado respecto del Sudamericano de Chile.

Argentina le ganó en Valdivia y también en dos amistosos que se jugaron en Rafaela y Bell Ville, dos semanas atrás.

Pero Venezuela debutó anteayer con una derrota (89-92 ante Brasil), debe recuperarse y hombres como Carl Herrera, Víctor Díaz, Oscar Torres o Richard Lugo pueden complicar.

El conjunto argentino demostró hasta aquí que su fuerte es la defensa. Argentina tuvo un bajo porcentaje en triples y por momentos el equipo no tiene la fluidez ofensiva esperada, pero está claro que las variantes son muchas y el goleo aparece en cualquier momento.

Argentina enfrentará mañana a Brasil en el clásico sudamericano, partido que se presenta como el más duro de la fase.

De no mediar sorpresas allí se definirá el primer lugar y el martes comenzará la otra fase, el plato principal del Premundial.

Progreso y satisfacción

Más allá del impresentable equipo estadounidense y de la falta de concentración que producen estos tipos de rivales, Argentina mostró dos diferentes filosofías de juego en cada uno de sus períodos.

En el inicio, nuevamente se encontró con una defensa de zona, y con un ida y vuelta en la cual ninguno producía en relación a lo que corría.

Se sabe que Argentina tiene como premisa una ofensiva estacionada, como primer opción poner el balón adentro , para descansar en los hombres altos y a partir de allí generar su juego.

Esto no ocurrió en los 20 iniciales, el equipo nacional abusó en demasía del tiro de tres puntos (3 de 14, con 21% de efectividad), produciendo demasiados rebotes largos y por ende poco equilibrio defensivo.

Esta situación de juego , casi siempre se vio reflejada previo a un movimiento de juntar dos marcas para luego una descarga, que generaba estos lanzamientos tan lejanos. Para ese entonces los hombres altos eran meros espectadores del juego.

Luego y después del intervalo del período inicial, la idea de juego volvió a lo que predica su entrenador, bola adentro en manos de Oberto (junto a Scola el que más siente jugar de espalda al cesto) y a partir de ahí se empezó un quiebre grotesco.

Los porcentajes fueron otros, la defensa quedó mejor armada para el “pressing”, y el partido pasó a ser un mero trámite.

Creo que para ese estilo de juego, quienes más se sienten cómodos en jugar interior, son Ginóbili y Farabello, que generalmente en sus respectivos equipos tienen como norma. Con Sconochini se cubre más natural la posición del alero y la concepción del juego.

Argentina tiene un potencial increíble y pienso que ha medida que esté más rodado el equipo se mejorarán las falencias de juego de conjunto, principalmente en el ataque fijo.


Comentarios


En busca del primer puesto