En Canadá se produjo el primer desengaño





La visita al país del norte apuntaba a asegurar el mercado coreano

NEUQUEN (AN).- El gerente de la planta industrial de agua pesada, Héctor Apesteguía, se unió a la comitiva neuquina que en noviembre pasado desembarcó en Canadá con dos objetivos precisos. Uno de ellos -si no el principal- era inclinar la balanza de los canadienses de la AECL para que Corea les comprara reactores nucleares enfriados con agua pesada.

Ya entonces la negociación era difícil y los canadienses no dieron el sí que buscaban Apesteguía, el gobernador Jorge Sobisch y el ministro Alfredo Pujante, aunque todos exhibieron entonces un optimismo compartido por el diputado nacional Pedro Salvatori.

El lobby de los estadounidenses fue más efectivo por dos motivos: la sociedad histórica entre ambas naciones y la necesidad de Estados Unidos de colocar su producción.

Así fue que el gobierno coreano -que en noviembre coqueteaba con los dos oferentes- optó por licitar centrales nucleares que utilizarán el uranio enriquecido provisto por los estadounidenses.

La puja de noviembre pasado estuvo orientada para que Corea del Sur adquiriese para su central nuclear -que construiría mediante la estatal Kepco- reactores tipo Candu 9 de 900 megawatts cada uno en Canadá, que utilizarían el agua pesada argentina. Las máquinas hubieran demandado 1.300 toneladas de agua pesada, un equivalente a la producción de seis años de la planta operada en Arroyito por la Ensi.

Estrategia en pos de un «aporte»

El año pasado, en coincidencia con el acuerdo de prórroga que negoció con el presidente de Repsol-YPF en España, el gobierno provincial inició una estrategia destinada a incluir en el presupuesto nacional de este y el próximo año un subsidio -«aporte» en la jerga oficial- para el mantenimiento en funciones mínimas de la planta de agua pesada.

La fábrica, con una sola línea de producción, podría obtener 200 toneladas anuales, pagar los sueldos de sus empleados y eludir el destino de convertirse en un obsoleto establecimiento entre la ruta y el río Limay.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
En Canadá se produjo el primer desengaño