En el BPN la licitación pública pasó a la historia



En el “Plan de Negocios” para el período 2009-2011 presentado por el Banco de la Provincia del Neuquén al Banco Central de la República Argentina se señala (página 3) que “el Banco está encarando mejoras en los procedimientos operativos, en los soportes informáticos e implementando políticas de controles operativos para minimizar los riesgos asociados con las operaciones, con el fin de incrementar la eficiencia en la prestación de servicios a sus clientes.” Entre esas mejoras no figura el respeto a la licitación pública. En el capítulo dedicado a los “detalles” del Plan el informe alude a las denominadas “Herramientas Work Flow” (flujo de trabajo, o algo así), con las cuales “se pretende terminar el desarrollo de herramientas informáticas para la administración del negocio en los productos créditos personales y tarjetas de crédito, similar a la implementada en el producto prendario”. A pesar de que el banco ya tenía un sistema de ese tipo desarrollado por su personal, se decidió comprarlo. A ese fin y como es habitual se decidió prescindir de la licitación pública. La suplió con un “concurso privado” de precios que, de hecho, equivale a un contrato directo, porque el banco elige a su solo arbitrio a las empresas invitadas a concursar. Fueron convocadas tres empresas, de las que se presentaron dos: Stardoc Argentina S.A. y Cor Consulting Asociados SRL, ambas con domicilio en la ciudad de Buenos Aires. La elegida habría sido Stardoc, con un sistema denominada “Zamba”. El informe enfatiza en que “con la herramienta mencionada se estandarizan los procesos de venta, se dinamizan los negocios, se mejora la relación con los clientes y se acotan los riesgos operativos asociados”. Un párrafo dedicado al sector de Comercio Exterior dice que en el año 2009 se pondría en marcha un plan comercial acorde al sector “a efectos de mejorar la rentabilidad del área Comex”, y que “mediante este servicio se atienden las necesidades de las Pymes clientes del Banco en operaciones vinculadas al comercio exterior”, como también las de empresas oficiales, organismos del Estado provincial “y la operatoria transaccional de individuos. Por el saldo positivo en la posición de cambios prevé “realizar prefinanciaciones de exportaciones a las empresas calificadas, como parte de los servicios del sector”. Sin aludir a las pérdidas de entre 20 y 29 millones de pesos, generadas por las maniobras de la exportadora de carnes Temux –y que motivaron la apertura de una causa penal en la que están imputados funcionarios del banco y de la empresa- el informe explica en la página 29 que el directorio del banco “ha definido avanzar sobre el enfoque a riesgos”. Se trataría de “identificar, medir, monitorear y mitigar los distintos riesgos a los que se ve expuesta la institución”. Curiosamente, se prevé la posibilidad de “mitigar”, pero no la de “impedir” o “neutralizar”.

Jorge Gadano jagadano@yahoo.com.ar


Comentarios


En el BPN la licitación pública pasó a la historia