En el cementerio

CIPOLLETTI (AC).- El cementerio estaba repleto. Como todos los años, muchos cipoleños se habían acercado ayer por la mañana hasta las tumbas de sus deudos para dejarles alguna flor.

La jornada parecía igual a muchas otras en el Día de los Muertos. Pero un acontecimiento inusual rompió el silencio, la calma tradicional que acompaña estos momentos.

Eran cerca de las 10.30 cuando un hombre mayor que había ido a dejarle flores a sus familiares, se descompuso. Tuvo un paro cardíaco y murió allí mismo, cerca del sector de baños.

Para los empleados municipales que atienden el cementerio era habitual ver a Aniceto Messonero, un hombre de 83 años. No sólo para un día especial como ayer aparecía en el cementerio, sino en forma cotidiana. "Acá tenía a su mujer y a una hija", dijo uno de ellos.


Comentarios


En el cementerio