En julio el Concejo volverá al Centro Cívico

El municipio de Bariloche ahorraría hasta 100.000 pesos por año.





SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Los trabajos en el ex edifico del Correo avanzan a buen ritmo y todo indica que en julio el Concejo Municipal vuelve al Centro Cívico. La medida apunta a reducir costos y los más optimistas estiman que se lograría ahorrar hasta 100.000 pesos por año.

El traslado se dispuso el 31 de agosto del año pasado, por ordenanza 1064-CM-00 y el 15 de mayo se firmó un acta acuerdo entre el Concejo y el Ejecutivo para que el edifico se entregue en 30 días. A partir de allí el Deliberante dispuso algunas refacciones, las cuales fueron realizadas por personal municipal, «casi a los empujones» ante la resistencia de sus ocupantes. Actualmente sólo resta pintar y culminar las instalaciones de teléfonos y computadoras para proceder a la mudanza.

El Concejo funciona con un edificio alquilado desde mediados de 1988 y por tal concepto lleva gastados más de 500.000 pesos. En la actualidad le debe a la propietaria del inmueble unos 20.000 pesos y dada la crisis municipal no se vislumbran los recursos para afrontar la deuda. Además el contrato venció en marzo pasado y nunca fue renovado.

Aparte del ahorro del alquiler, de 36.000 pesos por año, se evitarían unos 8.000 pesos en concepto de calefacción. En el ex correo el sistema de calefacción es central por radiadores, por lo cual no habría un mayor gasto. Análogamente se suprimirían unos 2.000 pesos anuales en consumo de agua y otros 7.200 en luz.

El Concejo estima que la mudanza permitirá optimizar los costos del personal de limpieza y de los serenos. Ambos edificios cuentan con personal para la misma tarea por lo que se deberá armar un sólo equipo, debiendo reubicarse el personal de planta sobrante y dar de baja a contratos nuevos que por ese concepto tiene el municipio en otros edificios. En este rubro estiman ahorrar unos 50.000 pesos.

En la actualidad el edificio del ex Correo está ocupado por muy pocas personas. Trabaja el secretario de Hacienda y su secretaria privada, 2 personas en Bienes Patrimoniales, 3 en Compras y Suministros y 5 en el Tribunal de Cuentas. Hacienda se mudaría hacia el edificio de la ex Aduana, Patrimoniales y Suministros se ubicaría en la planta baja y el Tribunal de Cuentas ocupará las dependencias que utiliza el «Centro de Asistencia a la Víctima», el cual se trasladaría al predio de Dinara.

El presidente del Tribunal de Cuentas, Angel Darío Barriga, aseguró que el cuerpo «apoya el ahorro presupuestario que motiva el traslado». Argumentó que se mudan con algunos reparos pero que las nuevas dependencias satisfacen los requerimientos del cuerpo.

Uno de los problemas a resolver será el del estacionamiento de los vehículos de Concejales y demás empleados , estimados en unos 30 autos. Para ello se optimizará el estacionamiento contiguo al correo, que en la actualidad es utilizado por numerosas personas ajenas al predio, el cual sería controlado por Altec y los infractores serían retirados con la grúa. En caso de faltar espacio se podría utilizar la playa de estacionamiento del Bariloche Center.

«Mi opinión no cambió», dijo Andrea Casal

Entre los concejales sólo Andrea Casal (PPR) mantiene una cerrada oposición a trasladar el Deliberante al Centro Cívico. Aclaró que esa fue su postura «desde siempre», mientras que sus pares con el tiempo cambiaron de opinión.

Casal recordó que en 1997, cuando en las dependencias ahora reclamadas funcionaba el Correo Argentino, el Concejo aprobó una comunicación pidiendo que la empresa deje el edificio para que el municipio pueda destinarlo a actividades artísticas y culturales.

Señaló también que en aquel momento los bloques del MUP (al igual que hoy lo integraba la edil Graciela Di Biase) y del PJ (antes y ahora incluía Ester Acuña) apoyaron su proyecto. Incluso Alberto Rubio había argumentado en nombre del MUP sobre la inconveniencia de que el Centro Cívico sea sede de actividades administrativas del municipio u otros organismos.

La concejal peperreísta dijo que ella sigue en la misma postura y no se dejó influenciar por los empresarios locales que en los últimos días hicieron público su rechazo al traslado. Sostuvo además que la presencia del Deliberante en el centro no atraerá las protestas «que van a bajar de cualquier forma».

Casal aclaró que su desacuerdo con el actual uso del Centro Cívico no es una cuestión que remite puntualmente al Concejo, sino que también deberían retirarse del complejo arquitectónico la policía provincial, la tesorería municipal y otras dependencias. Para el caso de la Policía desde el municipio se propuso su traslado hacia edificios de la órbita provincial. (AB)

El gremio municipal apoya el traslado

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El Concejo instrumentó su traslado al Centro Cívico mediante una estratégica alianza con el gremio municipal. Así, casi a los empujones, logró ganar espacio en el ex edifico del Correo y proyecta su mudanza para mediados del mes que viene.

Las principales voces opositoras al traslado surgieron desde el área de Turismo y la única concejal que se opuso fue Andrea Casal (ver aparte). La semana pasada la Cámara de Comercio e Industria de esta ciudad emitió un confuso comunicado de prensa, cuestionando el traslado en el cual afirma tener la seguridad de que «el Concejo debería estar junto al pueblo, en un lugar de fácil acceso para la comunidad» y propone para ello el edificio de la calle Gallardo y el ex corralón de Dinara.

El comunicado, firmado por el presidente Gastón David, sostiene que «desde hace muchos años nuestra institución viene realizando gestiones con el fin de recuperar los inmuebles del Centro Cívico para la comunidad y principalmente como un elemento que pudiera ser destinado fundamentalmente a la atención del turista».

Estos conceptos «molestaron» a los ediles quienes entienden que el pueblo no sólo está donde están los sectores carenciados, quienes asimismo tienen todo el derecho de estar en el centro de la ciudad y además el Concejo es parte de la comunidad.

Por su parte el Soyem argumenta que «es insostenible que algunos funcionarios y concejales pretendan ser privilegiados pensando que viven en el primer mundo mientras el municipio vive en una crisis permanente». Agregaron que es de público conocimiento que la situación económica municipal es deplorable y ello motivó la ordenanza de Emergencia Económica en noviembre del año pasado.

Afirman que los principios de austeridad y ahorro fueron incumplidos y resistidos por el Ejecutivo. «Por el contrario, contaron con el esfuerzo y el apoyo de los trabajadores municipales, que entienden que la única manera de salir de esta crisis es con trabajo».

Además de la Cámara de Comercio, el presidente del Emprotur, Hugo De Barba, y otros representantes de asociaciones intermedias expresaron su rechazo a que los concejales tengan su sede en el Centro Cívico. Por el contrario, se mostraron partidarios de concentrar en el histórico complejo las actividades culturales de la ciudad por entender que ello «jerarquizaría» los atractivos turísticos .

Todos los argumentos en contra de la mudanza fueron considerados «irracionales» por los concejales, y en consecuencia, fueron rechazados.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
En julio el Concejo volverá al Centro Cívico