En la U-9 necesitan un infectólogo y un psiquiatra

El área de salud es un flanco débil en la cárcel federal.No hay denuncias por golpizas ni apremios ilegales.



NEUQUEN (AN) - Un infectólogo y un psiquiatra son las necesidades más urgentes a cubrir en el plantel de profesionales encargado de atender la salud de los internos de la Unidad 9. Al menos a uno de los puestos se podría acceder en el corto tiempo, ya que están dadas las condiciones para que los directivos del establecimiento seleccionen a un postulante.

El área de salud de la cárcel de máxima seguridad del Servicio Penitenciario Federal es el único renglón que se sacó un "aplazado", en la inspección que realizaron ayer un grupo de técnicos de la Procuración Penitenciaria, organismo que depende del ministerio de Justicia de la Nación.

Sobre el respeto por los derechos humanos de los presos, objetivo principal de la inspección, no hubo ningún cuestionamiento, aseguraron.

"La carencia más importante es la falta de un infectólogo, por la problemática propia que en cuestiones de salud plantea la población carcelaria. El sida es un tema que merece una atención especial. La Unidad 9 no presenta índices preocupante de esta enfermedad, de acuerdo a relevamientos anteriores, pero en otras unidades con mayor población las estadísticas son preocupantes", dijeron los doctores Raquel Gass, Ariel Cejas y Alejandro Marambio, de la Procuración Penitenciaria.

Otra de las especialidades que según el relevamiento necesita ser cubierta es la de un psiquiatra. "Ahora hay posibilidades de que se cubran esos puestos, de manera que sólo hay que pedir que los profesionales se presenten ante el prefecto a cargo de la Unidad y expresen su interés asumir los cargos", añadieron.

Para atender a los 216 internos que hay en estos momentos, incluidos los condenados de la justicia provincial, sólo se cuenta con un médico clínico y un traumatólogo, señalaron.

"A veces no es fácil cubrir estos puestos, de hecho, tiempo atrás hubo dos o tres profesionales que renunciaron a los cargos", comentó Marambio.

La explicación, según los técnicos, es que hay cierto "temor" de los profesionales a trabajar con presos. "Hay una percepción generalizada de que en las cárceles existe un clima de violencia latente. No hablamos de hechos concretos, sino de un "clima" propio de un lugar de estas características. A la vez, el privado de la libertad es por si solo más agresivo", añadieron.

Al margen de la cuestión apuntada, dijeron el resto de las áreas de la Unidad 9 están cumpliendo acabadamente su objetivo.

"La favorable conclusión general tras la visita a la penal se debe, precisamente, a que en las áreas criminológica, laboral, de asistencia social y educación, está haciendo un buen trabajo", dijeron.

La Procuración Penitenciaria realiza visitas de rutina a las unidades federales. En la gestión que comanda desde abril del año pasado Francisco Mugnola, es la tercera que se hace a Neuquén.

"El objetivo primordial la Procuración es que no haya violaciones a los derechos humanos de los internos y en esta visita, no recibimos ninguna denuncia de golpizas o apremios ilegales de parte de los internos", informaron los visitantes.

Remarcaron que es notable el "esfuerzo" de las autoridades del penal, a cuyo frente está el prefecto Hugo Sosa, por desarrollar de la mejor manera posible las actividades de recuperación de los internos.

La U-9, la 6 de Rawson y la 7 de Resistencia son las únicas de máxima seguridad, de las 32 que tiene el SPF.

Ante la consulta los técnicos aclararon que sus informes, en los casos en los que observan falencias del servicio o carencias, tal el caso de los cargos médicos a cubrir, son elevados a títulos de sugerencia, ya que la Procuración no tiene funciones ejecutivas.

"No obstante, las iniciativas que se han impulsado han sido asumidas por lo ámbitos respectivos y se dieron las soluciones propuestas", señalaron.


Comentarios


En la U-9 necesitan un infectólogo y un psiquiatra