En lo que va del año, 10 víctimas

En los primeros siete meses del año, diez personas perdieron la vida intoxicadas con monóxido. Los casos se dieron, sobre todo, en Neuquén y el Alto Valle. Pero el número crece si se mira un poco más atrás. Sólo en la provincia de Neuquén murieron 30 personas como consecuencia de intoxicaciones con monóxido de carbono entre 1998 y 2006, según estadísticas del sector público de Salud.

La mayoría de las muertes ocurrieron en el período mayo-julio, los meses de mayor frío. Y la edad promedio de las personas fallecida fue 34 años.

Los decesos tuvieron como escenario principalmente domicilios particulares, y ocurrieron mientras las víctimas dormían. Debido a la falta de oxígeno en los tejidos y el sistema nerviosa, las víctimas no alcanzan a reaccionar.

En lo que va del actual invierno, de las diez muertes ocurridas en la región del Alto Valle de Río Negro y Neuquén, cinco se produjeron en la capital neuquina.

Además, en forma milagrosa, y porque la madre alcanzó a reaccionar y se levantó en la madrugada, una familia de cinco integrantes de Senillosa se salvó semanas atrás de sufrir una intoxicación grave con monóxido de carbono. (AN)


Comentarios


En lo que va del año, 10 víctimas