“En memoria de mi amigo Julio”



Los antiguos griegos creían que al morir el hombre su alma comenzaba la travesía hacia el inframundo, que estaba gobernado por el dios Hades, hermano mayor de Zeus. Para llegar se debía atravesar el río Aqueronte y era el barquero Caronte el encargado de conducir la barca que transportaba las almas. Una vez en el territorio de Hades, éstas eran juzgada por un tribunal integrado por Minos, Radamantis y Éaco.

El alma de cuyo hombre había tenido una vida justa, signada por la bondad y la sabiduría, era destinada a los Campos Elíseos, gobernados por Cronos.

Sin lugar a dudas mi amigo Julio Anguita hoy está recorriendo la geografía de los Campos Elíseos, porque la bondad y la sabiduría eran sus mayores virtudes.

Julio me honró con su amistad, con el plus de ser excelente docente, investigador y ciudadano, comprometido con su entorno y realidad. Sus características de incansable, emprendedor e innovador hacían de su persona un ser maravilloso. Su contribución a nuestra ciudad es patrimonio de sus conciudadanos: impulsó del Colegio Ecológico, el primero en la provincia de Río Negro; fue director de la Carta Ambiental de Cinco Saltos, la primera en la Argentina, premiada por la Unesco y por instituciones académicas y científicas, sin detallar los permanentes aportes técnicos a las instituciones de la ciudad.

Con Julio, y su loable aporte técnico, iniciamos en el año 1998 el proceso de denuncia pública por la contaminación de Indupa, cuestionando la calidad y alcance del proceso de remediación ambiental, que a partir del 2006 avanzó aceleradamente, permitiendo que actualmente se esté por iniciar la revisión integral de todo lo realizado sobre el predio que contiene el mayor confinamiento de material contaminado con mercurio de América Latina y que constituye una amenaza real para toda la región.

Su aporte a la educación, la planificación territorial, el desarrollo sustentable y la conservación del ambiente para la comunidad de Cinco Saltos y las generaciones futuras es invalorable y con el tiempo se acrecentará en su magnificencia. De más está decir que sus aportes trascienden los límites de Cinco Saltos. Hasta siempre Julio.

Edgardo Roberto Arca, DNI 12.820.329

edgardoarca@gmail.com – Cinco Saltos


Comentarios


“En memoria de mi amigo Julio”