En Montevideo, fútbol, garra y corazón

Eso es lo que prometen Uruguay y Venezuela.



#

AP

Los delanteros charrúas son de los mejores del mundo y meten miedo.

Separados son dinamita. Juntos, ni que hablar. Luis Suárez y Diego Forlán son la gran carta de un Uruguay que hoy a las 15 recibirá a Venezuela con la misión de conservar la punta de las eliminatorias, ante un rival que si le gana podría desplazarlo de la cima. Los tiempos cambiaron: en otras épocas la Vinotinto era un permanente propietario del sótano de la tabla. Pero hoy tiene 7 puntos al igual que Uruguay y Argentina, aunque por diferencia de goles marcha tercero. A la vez Uruguay, que ha jugado un partido menos, es una de las potencias de los últimos años: cuarto en Sudáfrica 2010, ganador de la última Copa América y tercero en el ranking de la FIFA. El equipo de Oscar Tabárez conserva la misma base que empezó moldear en 2006 y que incluía a grandes figuras como Suárez, máximo artillero de las eliminatorias (cinco goles), y Diego Forlán, el ídolo del pueblo. A ellos hay que sumarle Edinson Cavani, otro crack. Pero Uruguay no derrocha confianza. “El nivel de paridad que hay en el fútbol sudamericano desde hace un tiempo es notable’’, reconoció el Maestro, antes de agregar que “en el caso de Venezuela es más resaltable porque algunas décadas atrás su poderío estaba por debajo del de la mayoría’’. La Vinotinto, antes de viajar a Montevideo, se concentró en el predio platense de City Bell, donde su técnico César Farías trabajó a puertas cerradas. Más allá de las estrategias, el DT consideró que la marca registrada de su equipo (donde no estará por lesión el Maestrico González) debe ser la garra y el corazón, precisamente los argumentos que tantos éxitos le dieron a su rival. “Vamos a jugar como si fuese la final de la Copa América, con el corazón en la mano y un cuchillo entre los dientes’’, destacó Farías.


Comentarios


En Montevideo, fútbol, garra y corazón