En Neuquén proliferan los estacionamientos

Hay una playa de cocheras por manzana en el microcentro de la capital. La falta de lugares libres obliga a los automovilistas a buscar sitios privados, donde las tarifas son por hora.

NEUQUEN - El negocio de las cocheras y los estacionamientos crece a un ritmo infernal en esta ciudad.

En un mosaico de 18 manzanas del microcentro hay exactamente la misma cantidad de estacionamientos y perspectivas de que, en poco tiempo, se sumen algunos más.

La necesidad de estacionar en un lugar seguro -o simplemente encontrar un espacio vacío- puede transformarse en una pesadilla. La gravedad del tema se puede medir con un acto sencillo: recorrer en auto el microcentro neuquino una mañana cualquiera de lunes a sábado. La misión consume minutos y más minutos y se deglute la paciencia hasta del más calmo.

Las cocheras cuestan entre uno y dos pesos la hora, bajo techo o al aire libre en un terreno o simplemente una playa que no necesariamente es pareja. La otra alternativa es acordar con algunos de los muchos lavacoches que, sobre todo, trabajan en la zona bancaria. Para ello, el automovilista tendrá que desembolsar como mínimo algunas monedas para pagar la limpieza de los vidrios o los cinco pesos establecidos por el lavado integral del vehículo. Y en caso de que el auto esté impecable, con algunos centavos de propina el lavacoches se encargará de cuidar el rodado. Para muchos, dejar el auto a cargo de los lavacoches despierta temores por lo que, agotados por los giros, buscan algún estacionamiento.

En los últimos tiempos, a fuerza de topadoras varias viejas viviendas del microcentro dejaron de ser tales y los terrenos se han transformado en cocheras por hora apenas distinguibles.

La municipalidad, en los últimos dos años, habilitó a 18 nuevos estacionamientos, que se unieron a los 32 ya existentes. En la comuna, están al tanto de que las cocheras son varias más y de que no todas tienen los papeles al día.

Con mucho tacto, la dirección de Comercio inició un plan de regularización de los estacionamientos.

"Nos estamos ocupando, pero la política del municipio no es ir directamente y ponerle una faja de clausura al local. Lo intimamos, una, dos veces y en caso de que no responda decidimos la clausura", explicó Silvio Castro, funcionario de la dirección de Comercio

El objetivo de la comuna, por sobre el registro de los locales, es proteger las fuentes laborales.

"La idea es que esa persona pueda trabajar pero en regla. Es un contribuyente y un potencial empleador que puede y sacar a dos o tres lavacoches de la calle", redondeó el funcionario.

El radio de mayor concentración de estacionamientos es el comprendido entre Córdoba y La Rioja, por un lado; y por el otro el que abrazan Alderete (que del otro lado de la avenida Argentina pasa a llamarse Belgrano) e Independecia (que al oeste de la misma arteria cambia San Martín).

Los días de semanas son los más problemáticos para encontrar estacionamiento. Mucho influyen los vehículos de los empleados de la administración pública municipal y provincial, una verdadera legión que, muy temprano, se adueña de los lugares más cercanos a su trabajo.

En octubre, al parecer, comenzará a trabajar la empresa concesionaria del estacionamiento medido. El secretario general y de Coordinación Estratégica, Fernando Conte, explicó que la comuna está haciendo un relevamiento que estará finalizado en diez o quince días. El estudio determinará cuántos lugares dispondrá cada una de las cuadras de la zona céntrica. El estacionamiento costará un peso la hora y habrá diferencial de uno con cincuenta por cada hora que exceda a la primera en el horario bancario. La concesionaria del servicio contará con dársenas y playas de estacionamientos con una tarifa de 75 centavos la hora y tres pesos por seis horas. Y seis pesos por el día.

Una actividad sin restricciones

El director de Comercio de la municipalidad, Fernando Gallo, explicó que no hay restricciones ni cupos limitados para las cocheras o estacionamientos. "El municipio no puede restringir su instalación, en el caso de los edificios tienen que cumplir con el código de edificación".

De los 18 estacionamientos del microcentro, el más grande está en la calle Alberdi y tiene capacidad para 100 vehículos. Otro de gran capacidad es el de Lalcec -en Independencia- donde entra el doble de automóviles. Y en Rivadavia hay uno de cuatro pisos.

El resto son estacionamientos para 20 y 50 rodados. La mayoría cobra un peso por auto y 1,50 para las camionetas. Trabajan a full entre las nueve de la mañana y las dos de la tarde. Algunos directamente no trabajan después de ese horario. Se estima que cada espacio genera entre cinco y diez pesos por día. La playa de Héctor Del Río, en Yrigoyen, tiene capacidad para veinticinco autos.

Del Río, mecánico de profesión, dijo que que durante la mañana circulan 60 vehículos, casi todos de personas que van a los bancos. No teme la competencia que puede llegar a generar el estacionamiento. Al contrario.


Comentarios


En Neuquén proliferan los estacionamientos