EN POCAS PALABRAS





RECETAS PARA CELIACOS

En esta oportunidad, pan lactal. Los ingredientes necesarios son: 250 g premezcla, 250 cc leche, 25 g levadura, 1 cda.polvo leudante, 1 cda. azúcar, 1 cdita. sal

Colocar la levadura en una taza con el azúcar y una parte de la leche tibia. Dejar espumar. Mientras tanto colocar los ingredientes secos (Premezcla, polvo leudante, sal) en un bol. Mezcle la levadura espumada y el resto de la leche, batir unos minutos. Colocar la mezcla, que quedará bastante líquida, en un molde de budín inglés enmantecado y enfeculado.

Si se desea, se puede duplicar la cantidad y utilizar un molde más grande. Dejar leudar aprox. 1 hora en lugar templado y hornear durante unos 30 minutos en horno moderado. Notará que está listo cuando la superficie se vea dorada y comience a desprenderse del molde. Desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

 

ESCLEROSIS Y CAFEINA

La cafeína en altas dosis impediría la esclerosis en placas, según investigaciones realizadas en ratones. Estos investigadores descubrieron que los ratones que consumieron el equivalente a seis a ocho tazas de café diarias no desarrollaban el equivalente a la enfermedad de los humanos. La cafeína impide a la adenosina -una molécula que es uno de los cuatro componentes de base del ADN- vincularse a un captor de esta molécula en los ratones.

La adenosina, una molécula muy común en el cuerpo humano, juega un rol clave en la bioquímica del sueño, el despertar y la transferencia de energía. Cuando la adenosina no puede vincularse a este captor, impide a algunos glóbulos blancos jugar un papel central en las respuestas inmunitarias del cuerpo al no poder alcanzar el sistema nervioso central y desencadenar una serie de reacciones que conduzcan a una encefalomielitis autoinmune experimental (EIE), la enfermedad modelo animal para la esclerosis en placas.

 

FUMADORES PASIVOS

La Fundación Cardiológica Argentina (FCA), brazo hacia la comunidad de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), alerta acerca de la amenaza que representa el tabaquismo pasivo para la salud de los niños. El 68% de los niños y adolescentes en Argentina respira habitualmente aire contaminado con humo de tabaco. Los principales lugares adonde se someten a las agresiones del cigarrillo son el hogar y el automóvil.

«El fumador pasivo sufre las mismas consecuencias que el fumador activo: aumento del riesgo de padecer cáncer de pulmón y enfermedad cardiovascular, trastornos en la respiración y en los oídos, irritación, dolor de garganta e inflamación de la mucosa, entre otros. Particularmente, en niños produce bronquitis, inflamación de las conjuntivas oculares, desencadenamiento y empeoramiento de cuadros de asma e hiperactividad», afirmó la Dra. Ana Tambussi, co-coordinadora de la Fundación Cardiológica Argentina.


Comentarios


EN POCAS PALABRAS