En River la rotación da resultado

Es el único que atiende con éxito los dos frentes.




Con cinco triunfos y un empate entre Clausura y Copa Libertadores, River transita con buen tino el, hasta ahora, utópico camino de conquistar ambos frentes. Más allá de que aún reste un largo trayecto por recorrer, ese anhelo que ningún equipo pudo lograr en la Argentina, para los "millonarios" no parece una misión imposible. "Queremos ganar los dos torneos", repiten hasta el cansancio los jugadores. Puertas adentro, ellos escuchan la voz Leonardo Astrada que les inculca: "Ustedes tienen que estar bien físicamente y convencidos del objetivo. Un grupo unido llega a ganar cosas importantes".

Un dato que fortifica la realidad del conjunto dirigido por Leonardo Astrada es la situación de los otros dos equipos grandes que actúan en las dos competencias. Con planteles también numerosos, San Lorenzo y Boca mantienen sus expectativas en la Copa pero naufragan en el torneo local rondando los últimos puestos en la tabla.

Los resultados positivos que obtiene River le permiten trabajar en la semana con tranquilidad y mejorar en los aspectos que muestra algún déficit. El jueves se impuso con claridad en el juego ante Nacional por la Copa, pero desperdició una decena de oportunidades claras de gol y ganó sólo por 1-0. Luego, ante Instituto exhibió una notable mejoría en la fase ofensiva. Si bien falló algunas ocasiones claras, marcó tres tantos y se llevó el partido con tranquilidad. Ahora, el desafío se plantea en la defensa, donde todavía muestra algunas falencias.

A Carlos Bianchi, el técnico más ganador de la Argentina, se le reconocen como una de sus mayores virtudes el hecho de mantener motivados a todos sus jugadores y hacerlos rendir al máximo. Este año, Astrada parece manejar con acierto la misma estrategia.

La rotación que dispuso el entrenador de River funciona, por ahora, a la perfección. No sólo porque el equipo rinde suma de a tres. Sucede que algunos jugadores que en el once inicial arrancarían como suplentes, se encuentran con un proyecto ambicioso que les permite ser protagonistas. Y entonces, mutan su condición. Pasan de ocupar un lugar en el banco a ser una opción para ganar un partido. Así, Sambueza, Ledesma, Gastón Fernández, Mareque pueden ser confundidos como titulares, cuando en realidad son los reemplazantes de Gallardo, Mascherano, Salas o Diogo.

"Tenemos un plantel muy rico", explica la "Gata", autor de un gol en la victoria ante Instituto. Por su parte Mascherano apunta que "la actitud del equipo es muy buena y jamás deja de ir al frente". Aunque también es cierto que en ellos debe surgir algún efecto las palabras de Astrada, que los martilla con su ambición de progreso: "Ustedes no tienen que andar bien en diez partidos y quedarse tranquilos. Tienen que jugar diez años en la primera de River. Y para eso hay que esforzarse permanentemente, ganándote el lugar día a día". (ABA)


Comentarios


En River la rotación da resultado