En San Martín la limpieza es ahora la gran obsesión

Cristina le prometió ayuda al intendente Fernández. Hubo dificultades para retirar la ceniza cuando se humedeció. Aseguraron la potabilidad del agua y controlan precios.



#

La jornada de ayer registró menos ceniza en suspensión. Foto: Patricio Rodríguez

erupción del volcán calbuco

Con el alivio que dio, de momento, el paso de la pluma volcánica llevada por los vientos a otras latitudes, esta ciudad se impuso ayer la lenta recuperación de su fisonomía habitual, dominada por el inicio de las tareas de limpieza de la ceniza que dejó la erupción del Calbuco.

Los primeros en acometer la tarea fueron desde temprano los propios vecinos, quienes pusieron todo su empeño a fuerza de rastrillos u otros elementos para remover ceniza consolidada.

Otro tanto ocurrió en el casco histórico, en los frentes de comercios, locales gastronómicos y alojamientos turísticos.

Uno de los vecinos lo expresó a su modo, consultado por este diario: "es como levantar harina en pala o estar abajo de esas piñatas de cumpleaños, que te llenan de harina... Pero acá no hay juguetitos...".

No pocos decidían mojar primero aceras, techos y parques, para facilitar la remoción de la ceniza como si fuese "barro", y luego proceder a embolsar el material para dejarlo en las calles a la espera del camión municipal.

Sin embargo, la ceniza mojada aumenta a más del doble de su peso en seco y puede generar caída de techos y canaletas. Lo ideal, se indicó, es rociar con un atomizador o similar.

Personal de Ejército también se sumó a las labores de limpieza y el municipio encabezó el operativo. El operativo contó con el apoyo de las instituciones y fuerzas de seguridad que conforman el Comité de Emergencia.

Los primeros trabajos se orientaron hacia las calles que rodean el hospital Ramón Carrillo, el recorrido urbano del transporte público, inmediaciones de escuelas y supermercados.

Se afectaron vehículos, maquinaria liviana de carga (bobcats) y la barredora aspiradora recientemente adquirida por el municipio.

La comuna recomendó a los vecinos que espontáneamente barrían sus casas, veredas y calles, que acumulasen lo recogido contra los cordones para que posteriormente fuera levantado por el personal municipal.

El intendente Juan Fernández anticipó a este diario el llamado a una reunión con representantes de instituciones y servicios de atención al público, para elaborar un plan que permita desde el lunes una circulación normalizada de las personas, así como medidas para evitar que, con el movimiento, las cenizas se lleven desde el exterior a los espacios cerrados.

"El simple trámite de colocar trapos o alfombras mojadas en los accesos, facilita que las personas dejen en ellos las cenizas que naturalmente llevan en sus zapatos", dijo.

Ayuda

El intendente mantuvo una comunicación con la presidenta de la Nación, durante una escala técnica en su regreso de Rusia. Dijo que Cristina de Kirchner le aseguró que dispondría de todos los recursos federales al alcance para mitigar la situación.

Ayer llegó a la ciudad por vía terrestre una primera carga de bidones de agua potable enviados por intermedio de Jefatura de Gabinete y el Ministerio de Salud.

La Dirección de Defensa Civil, en coordinación con su par de Tránsito y Transporte municipal, consignaron desde la mañana de ayer la habilitación de las rutas de acceso.

Además se recalcó la necesidad de prevención, ya que la ceniza quita adherencia. Una vecina de barrio Los Radales, al volante de un Renault 11 se salió de la calzada y quedó en el interior de un cañadón ubicado a la vera del camino de faldeo. Por fortuna no hubo que lamentar más que daños materiales.

El agua

La Cooperativa de Agua Potable realiza muestreos periódicos en puntos clave de la red de distribución. Se informó que, a pesar de la turbiedad, no se encontraron componentes químicos ni bacteriológicos que pudieran afectar la salud. En las poblaciones rurales deben dejar decantar el líquido antes de utilizarlo para el consumo. La cooperativa solicitó restringir al máximo el consumo, ya que trabaja en el mantenimiento de filtros, a fin de evitar obstrucciones o cortes del suministro.

Solidaridad

Hubo vecinos y negocios que exhibieron su solidaridad.

Entre otras, destacaron dos actitudes. La panadería ubicada en General Roca y Belgrano regaló la producción diaria de su pan en la tarde del jueves y lo propio hizo ayer.

Los vecinos, con barbijos y antiparras, iban por pan y, tras el despacho del empleado, se disponían a pagar para encontrarse con la sorpresa: "Llévelo, hoy es gratis, nos dijo el patrón...".

A su turno, vecinas de barrio Las Rosas confeccionaron cuellos y barbijos y los ofrecieron de forma gratuita a través de las redes sociales.

La vida cotidiana

La suspensión de clases y la reducción de otras actividades oficiales produjo una natural reducción del movimiento en la ciudad, que precisamente fue el efecto buscado por las autoridades.

También fueron suspendidas las presentaciones de espectáculos y otros actos públicos, así como eventos deportivos, siempre con la intención de reducir el movimiento de personas y vehículos.

Sin embargo, no faltaron los desaprensivos que usaron sus automotores a velocidades inconvenientes, levantando polvaredas y broncas por igual.

Y hubo quejas, por cierto. Algunos vecinos reclamaron a través de las radios locales y las redes sociales, la presencia en sus barriadas de los vehículos de limpieza municipal, sintiéndose desplazados por las labores iniciadas en el casco histórico. Desde el municipio se pidió comprensión y solidaridad en la emergencia.

Por otra parte, comerciantes de distintos rubros y distribuidores se reunieron con el intendente Fernández, a quien aseguraron que el abastecimiento de mercaderías de primera necesidad y combustibles es normal.

Según informó la comuna al término de la reunión, los comerciantes dijeron estar bien abastecidos, habiendo tomado el recaudo de solicitar el refuerzo en la provisión de los productos de mayor demanda en la actual emergencia.

Ante versiones que señalaban aumentos desmedidos en algunos precios, los empresarios pidieron al Ejecutivo que transmita tranquilidad, ya que no se verifica incremento alguno incluso desde antes de la erupción del Calbuco, enfatizaron.


Comentarios


En San Martín la limpieza es ahora la gran obsesión