En serias dificultades

Caen con fuerza las exportaciones y las ventas de la industria automotriz.



1
#

2
#

PANORAMA NACIONAL

Con la llegada del cepo cambiario y las restricciones a la importación y el progresivo deterioro de los términos del intercambio con Brasil, lejos quedaron los días en los que la actividad automotriz era el ícono del crecimiento económico en el modelo nacional y popular.

El 2014 terminó con una caída interanual del 22% en la producción, que totalizó 617.329 unidades. La tendencia se afianzó en los dos primeros meses del año. El balance de enero y febrero muestra una caída interanual del 20% en la producción y del 30% en las exportaciones. Tales resultados no pueden ser asignados a una sola causa, sino más bien a una suma de factores.

La primera explicación que puede ensayarse tiene que ver con la caída del nivel de actividad económica en general y de la industrial en particular que tiene lugar en Argentina desde hace seis trimestres. La actividad automotriz no es ajena a esta coyuntura. Quedó demostrado a fines del 2014, cuando las terminales anunciaron suspensiones masivas de personal.

Pero existen, además, cuestiones de política económica que afectan de manera directa la actividad y fortalecen la tendencia a la baja en la producción.

La primera de ellas es el atraso cambiario. La devaluación del real y la decisión del gobierno de sostener cuasi fijo el tipo de cambio en Argentina deterioran cada vez más los términos del intercambio. A ello se suman las restricciones a la importación en nuestro país, que afectan directamente el ingreso de productos brasileños. La respuesta desde el vecino país es un menor nivel de importación de autos argentinos.

Si se consideran los dos primeros meses de cada año, el total de unidades exportadas a ese destino se redujo a la mitad entre el 2011 y el 2015. Si se tiene en cuenta que las exportaciones representan el 60% de la producción argentina, las dificultades en el comercio explican en gran parte la caída en la producción. Un tercer elemento es la caída en las ventas. El incremento del peso de los impuestos internos sobre los autos de alta gama, la inflación y el menor nivel de actividad pegaron de lleno en la cantidad de autos vendidos. El año pasado las ventas a concesionarios cayeron un 36% respecto del 2013. En lo que va del 2015, la reducción llega al 23%. (Redacción Central)

Redacción Central


Comentarios


En serias dificultades