En una hora, el MPN y sus socios legislativos designaron a los jueces

Los nuevos vocales del TSJ asumirán sus funciones en febrero.



NEUQUEN (AN).- En apenas una hora, sin debate, y también sin sorpresas, los diputados del Movimiento Popular Neuquino, junto con los representantes del menemismo y del radicalismo que responde al intendente Horacio Quiroga, designaron ayer como vocales del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) a los camaristas Jorge Sommariva, Eduardo Badano y Roberto Fernández.

Los nuevos integrantes del TSJ asumirán en febrero, tras el receso de la feria judicial. Cuando se hagan cargo de sus nuevos puestos, tres de los cinco miembros, es decir la mayoría, habrán sido designados en la actual gestión de Jorge Sobisch.

Los diputados de la oposición no participaron de la sesión secreta realizada ayer al mediodía para no convalidar lo que consideraron un trámite “poco transparente”.

Los nombres que finalmente resultaron elegidos fueron los mismos que anunció “Río Negro” cuando el Poder Ejecutivo elevó las ternas, a fines de diciembre. Ya se sabía en ese momento que de los nueve postulados en las tres ternas había tres nombres marcados por el gobierno. Finalmente Badano, Sommariva y Fernández ayer fueron votados por 23 legisladores sobre un total de

35 que componen la Cámara de Diputados.

Con estas incorporaciones el TSJ quedará integrado por cinco vocales titulares: los nombrados ayer se suman a Arturo González Taboada y Marcelo Otharán. E tanto Oscar Massei, Tomás Gavernet y Federico Gigena Basombrío, quienes se desempeñaron como vocales interinos, se despedirán de ese puesto.

Con la designación de los nuevos jueces, el gobernador cerró ayer uno de los capítulos de su historia política que presentó mayores obstáculos. Sobisch no logró, en su anterior gestión, designar tres jueces en el TSJ porque no controlaba a la Legislatura. Y además enfrentó una causa judicial por intento de coima, iniciada por un ex legislador, Jorge Taylor, un caso que aún no se resolvió, aunque logró en Cámara un sobreseimiento firmado por dos de los tres vocales designados ayer, Sommariva y Fernández.

 

Quiroga, un aliado

Para lograr estas designaciones, Sobisch encolumnó a sus 17 legisladores, a los cinco menemistas liderados por Horacio Rachid y Carlos Macchi y al radical Marcelo Inaudi, el hombre de Quiroga en la Legislatura.

La sesión comenzó minutos antes de las 13 y se prolongó hasta las 14. En este lapso, no hubo debate ni cuestionamientos sobre los antecedentes profesionales y patrimoniales de los jueces. Por esto, la votación a favor de las ternas fue, entre los presentes, unánime.

Los bloques opositores -PJ, ARI, MID, Recrear, Patria Libre y Participación Neuquina- no concurrieron al recinto. Antes del inicio de la sesión explicaron en conferencia de prensa que adoptaron esa decisión para no legitimar los nombramientos “a través de un mecanismo poco transparente y sin los plazos necesarios para debatir y conocer los antecedentes de los ternados”.

La última ficha que jugaron ayer desde este sector para frenar los nombramientos, fue la presentación de un recurso de amparo a primera hora que hizo el diputado de Participación Neuquina, Pablo Tomasini. Pero el juez Enrique Videla Sánchez no hizo lugar a la solicitud.

Dos de los nuevos miembros del TSJ (Badano y Sommariva) llegan al cargo luego de haberse negado explícitamente a participar en una audiencia pública a la que fueron convocados por el presidente del bloque justicialista, Ariel Kogan, una iniciativa que fue avalada luego por otras fuerzas políticas. El tercero, Fernández, ni siquiera respondió a la invitación.

El tratamiento de las ternas incluyó un capítulo especial que se abrió tras la difusión de una investigación realizada por este diario que involucraba al juez Sommariva en la compra de tierras fiscales, una operación inmobiliaria que está prohibida a los empleados públicos por una ley.

Sommariva reconoció a un periodista de “Río Negro” la compra de un campo de más de 6.300 hectáreas en el paraje Pilo Lil a través de testaferros.El juez, luego desmintió la propiedad del campo y dijo que la operación la había hecho su concubina. Además entregó documentación en la Legislatura que demuestra que el campo en cuestión fue fruto de una sinuosa compra.

Los argumentos que expuso Sommariva fueron suficientes para el oficialismo y sus aliados, pero no así para los diputados de las bancadas opositoras.

El presidente de la Legislatura y vicegobernador, Federico Brollo, informó, al salir de la sesión, que la designación de Som

mariva no mereció “ningún debate en especial”. Luego optó por el silencio cuando fue consultado por este tema.

Las vacantes cubiertas ayer en el máximo organo judicial no son las únicas que deberá afrontar el gobernador.

Existe la posibilidad de que algunos de los dos miembros actuales se jubile.

Sobisch, en esta ocasión, tendrá que proponer una nueva terna.

Cuando esto ocurra, sobre cinco vocales, el gobernador habrá designado a cuatro durante su actual gestión.

Notas asociadas:

El ciudadano y la transparencia, ausentes

Perfiles: Las carreras de Sommariva, Badano y Fernández hacia el Tribunal

La oposición criticó la falta de transparencia

Brollo prometió modificaciones con la reforma constitucional

Notas asociadas:

El ciudadano y la transparencia, ausentes

Perfiles: Las carreras de Sommariva, Badano y Fernández hacia el Tribunal

La oposición criticó la falta de transparencia

Brollo prometió modificaciones con la reforma constitucional

 


Comentarios


En una hora, el MPN y sus socios legislativos designaron a los jueces