En una nueva prueba, el Irizar arribó a la Antártida

Después de diez años inactivo, el rompehielos retoma sus actividades en aguas abiertas. Había partido el domingo desde Ushuaia. Esta es su tercera prueba, que le permitiría reincorporarse a la flota de la armada.





El rompehielos “Almirante Irízar” llegó a la Antártida, en el marco de una nueva prueba de mar, tras permanecer 10 años inactivo por el incendio que sufrió en 2007 cuando volvía del continente blanco, informó la Armada.

El último martes, la embarcación ingresó al sector antártico argentino comprendido entre los meridianos 74°O y 25°O, y el paralelo 60°S y el Polo Sur.

El objetivo de la navegación es realizar las pruebas de hielo, de cara a la futura Campaña Antártica de Verano, que comenzará en diciembre. Por eso se encuentra navegando por bordes y packs de hielo a fin de probar su comportamiento y capacidades.

Una vez finalizada esta etapa estará en condiciones de obtener la certificación final para reincorporarse a la flota de la Armada.

El rompehielos se encuentra al mando del capitán de fragata Maximiliano Mangiaterra y cuenta con una dotación de 111 personas, entre hombres y mujeres.

La nave llegó a los mares antárticos tras partir el domingo pasado desde la ciudad fueguina de Ushuaia. El viaje inicial comenzó el 26 de septiembre, cuando zarpó desde la ciudad de Buenos Aires para iniciar su tercera prueba de mar en lo que va del año, y en esta oportunidad se lo pondrá en el máximo rendimiento de sus sistemas de navegación.

Su última misión había sido en la Campaña Antártica de Verano 2006/2007, donde sufrió un incendio a unas 40 millas al este de la ciudad chubutense de Puerto Madryn.

Fue reparado en los astilleros Tandanor, donde se llevó a cabo su reconstrucción y modernización, que incluyó el cambio de la totalidad de la planta propulsora y generadora, junto al incremento de las plazas y otras renovaciones.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
En una nueva prueba, el Irizar arribó a la Antártida