En Zapala también piden para pasar las fiestas

Doscientos desocupados cortaron el tránsito frente al municipio.

Lo más visto



ZAPALA (AZ).-Un grupo de 200 subsidiados se mantenía anoche apostado frente al municipio, cortando la avenida San Martín, en reclamo de un bono de 100 pesos para pasar las fiestas de Navidad y año nuevo. Los manifestantes, encabezados por dirigentes de la CTA, se mostraron intransigentes y advirtieron que no se irán hasta que el intendente aliancista Raúl Podestá no les dé una respuesta.

Desde la intendencia se aseguró que no existen fondos para hacer frente a la situación pero se intentó un acercamiento. Al mediodía, los desempleados rechazaron una propuesta que consistía en la entrega de una canasta navideña para cada uno.

El intendente ya sabe que desde provincia no habrá auxilio económico para este tipo de reclamos.

Ayer a la mañana un nutrido grupo de trabajadores de los planes sociales locales, que dicen representar a 1.500 como ellos, se movilizaron para reclamar por la entrega de un bono de 100 pesos que les permita comprar mercadería para las fiestas. El eje de la protesta se centró en primera instancia frente al Concejo Deliberante zapalino para luego instalarse definitivamente en las adyacencias del municipio, sobre la avenida San Martín.

Desocupados que cobran el subsidio de la ley de ayuda al desempleo (2128) y otros que integran el padrón de los que reciben el beneficio de planes municipales se unieron en la protesta que fue calificada por las autoridades locales como “de difícil resolución” ante la falta de fondos de la comuna.

“Esta situación pudo haberse evitado porque desde hace varias semanas estamos planteando el tema sin que tengamos ninguna respuesta válida de parte de los gobernantes”, señaló Gabriel Borrini, uno de los dirigentes que encabeza la protesta.

En el petitorio solicitaron que les entreguen un bono canjeable por alimentos de 100 pesos “teniendo en cuenta la ilusión de nuestras familias de poder pasar una navidad y un año nuevo dignamente y no con la angustia de encontrarnos en nuestra mesa sin el pan dulce y la sidra”.

En la mañana fueron intensas las gestiones que se realizaban entre los bloques de concejales para lograr un salida al conflicto.

“Teniendo en cuenta la realidad del municipio de Zapala que destina más del 80 por ciento de sus ingresos al pago de haberes, es muy difícil afrontar un pedido de esta naturaleza”, dijo la concejal aliancista Patricia Torres que pidió una ayuda provincial para resolver el conflicto.

“Le ofrecimos al gobierno municipal una salida viable, que sería tomar un préstamo pero se negaron”, señaló uno de los manifestantes, que advirtió sobre la instalación de una olla popular de no obtener respuestas.

Los referentes de la movilización dejaron que claro que “recurrimos en primera instancia a la vía del diálogo pero ante la falta de respuestas oficiales nos vimos obligados a actuar”.

El concejal aliancista Pablo Szeinkierman aseguró que “el municipio efectuó el máximo esfuerzo posible ofreciendo una canasta navideña para cada uno cuyo valor era de 30 pesos”. Explicó que el reparto habría significado significaba una erogación del tesoro comunal del orden de los 30.000 pesos.

Szeinkierman confirmó que el rechazo del gremio implicaba el cierre de las negociaciones y reveló que “la provincia ya nos confirmó que no asistirá en este tipo de reclamos”.

Mapuches bloquearon el acceso a un pozo

CUTRAL CO (ACC).- Las comunidades mapuches de Gelay Ko y Wiñoy Folil profundizaron la protesta y desde ayer bloquearon el acceso a una de las locaciones petroleras de la empresa Alberta Energy Company en el área Anticlinal. La medida generó la interrupción de las tareas del personal de la firma y de terceros que prestan servicios secundarios.

Alrededor de cincuenta mapuches de estas dos comunidades continúan con la protesta iniciada el lunes cuando en forma pacífica tomaron la administración de la petrolera en el yacimiento conocido como Anticlinal y situado a 40 kilómetros al oeste de Cutral Co.

Desde ayer a las 7 de la mañana, los indígenas que reclaman la realización de un estudio de impacto ambiental para determinar el daño causado por la actividad hidrocarburífera, decidieron endurecer la medida y bloquearon el acceso a uno de los pozos en producción. Se trata de la locación que lleva el número 2003, que se observaba paralizada.

Alrededor de cinco camiones de varias empresas que cumplen tareas de servicios complementarios permanecían del otro lado del pozo sin poder ingresar a cumplir sus trabajos.

El lonco Elías Maripán de la Confederación Mapuche dijo que “estamos como autoridad máxima de las comunidades mapuches que comenzaron a reivindicar los derechos de nuestro pueblo. En este caso en defensa de varias vidas y para que haya una nueva comprensión de la sociedad”.

Los integrantes de estas dos comunidades comentaron que ayer no hubo ningún empleado en las oficinas de administración de la compañía.

Silvia Klaleo, werkén de la comunidad Gelay Ko, recordó que sus demandas están orientadas a obtener una audiencia con el gobernador Jorge Sobisch para “discutir las bases de diálogo de nuestro conflicto”. Y recordó que se pide que la provincia ordene el cese de la actividad petrolera hasta tanto se haga un estudio de impacto ambiental, en conjunto con la empresa y el pueblo aborigen; el reconocimiento del espacio territorial y político, más el resarcimiento económico por los daños generados.

Iris Romero comentó que a diferencia de otras luchas ecologistas, la de estas dos comunidades está sustentaada en la defensa del pueblo mapuche. “Queremos seguir viviendo aquí y desarrollándonos porque hoy está bajo amenaza la integridad cultural, nuestra economía, porque la única subsistencia es la crianza de ganado caprino; la semana pasada cayeron 45 chivos a uno de los pozos”, sostuvo.

Más adelante explicó que también se ve afectada la medicina tradicional por la contaminación del suelo, y la religión porque se basa en la relación de las diversidades de vida con el medio ambiente.

Hay 700 ex empleados de YPF en la indigencia

CUTRAL CO (ACC/ABA/AN).- Los ex empleados de YPF le entregarán hoy al jefe de Gabinete, José Brillo, una carpeta con un listado de 700 personas en estado de indigencia que procuran cobrar la asistencia económica de 4.000 pesos que se está negociando con las autoridades nacionales como parte de la compensación reclamada por el programa de propiedad participada. Mientras dure la gestión, en Plaza Huincul un grupo de manifestantes aguardará en las inmediaciones de la refinería de Repsol-YPF.

El lunes en Buenos Aires, los técnicos del ministerio de Economía de la Nación comenzaron a estudiar una forma de asistir antes de fines de este mes con los 4.000 pesos a un máximo de 5.000 ex empleados de la YPF estatal. Un vocero del ministerio del Interior indicó que la demanda de asistencia al grupo de “indigentes” tiene más posibilidades de prosperar. La versión se difundió luego de una reunión del lunes con la mesa coordinadora nacional de ex trabajadores -presidida por el salteño Roberto González, secundado por el neuquino Angel Garro- que se mantuvo en absoluto secreto.

En la carpeta que Brillo recibirá hoy figuran nombres y edades de los beneficiarios, sector donde trabajaban, cantidad de años de aportes al sistema previsional, estado de salud. También se incorporaron las viudas, que reclaman acceder a la asistencia.

Con los datos en la mano se comenzará a discutir la aplicación de los ocho puntos del petitorio elaborado a comienzos de la semana: una de las solicitudes modifica el aporte económico e incorpora uno mensual de dos mil dólares durante 13 meses para esos 700 posibles beneficiarios.


Comentarios


En Zapala también piden para pasar las fiestas